Internacionalización e inclusión, desafíos del emprendimiento en Chile


El país ha logrado posicionarse a nivel internacional como un referente en este ámbito. No obstante, diversos actores advierten la urgencia de sofisticar el ecosistema local, potenciando el salto de las startups a mercados globales, la inclusión de las mujeres y el desarrollo de la cadena de financiamiento.
 

Por Kamila Cortez 

En Chile sólo existe un emprendimiento Unicornio, es decir, aquellos que están valorizados en US$ 1.000 millones, siendo la categoría de startups más exitosas. Se trata de Crystal Lagoons, empresa fundada por Fernando Fischmann en 2007, quién inventó las lagunas artificiales. Si bien, este el único caso de éxito, hay coincidencia en que en los últimos años el país se ha convertido en un referente mundial en capacidad emprendedora.

Esto se confirma, por ejemplo, en el resultado del Global Entrepreneurship Index 2016, ranking elaborado por el Global Entrepreneurship Development Institute (GEDI), con sede en Washington, que mide el estado del ecosistema de emprendimiento de 137 países y que ubicó a Chile en el puesto 18, liderando a nivel regional.

El gerente subrogante de Emprendimiento de Corfo, Tadashi Takaoka, explica este avance, diciendo que a partir de 2014, de la mano de Start-Up Chile, la política estatal se centró en completar la cadena de financiamiento, potenciar la innovación, fomentar la transferencia de habilidades tecnológicas y sofisticar el ecosistema con soporte al emprendimiento.

“Era clave apoyar a los emprendedores en etapas de escalamiento y cerrar la cadena de financiamiento en momentos en que no consiguen recursos de inversionistas privados. Y, por otra parte, potenciar a distintos actores del ecosistema como coworks, redes ángeles y fondos de inversión”, plantea el ejecutivo.

Takaoka enfatiza que los últimos cuatro años también han estado marcados por el aterrizaje de esfuerzos internacionales, por ejemplo, Amazon, que comenzó a trabajar con startups y a ofrecer servicios en la nube. En otro ámbito, el MIT y Stanford realizaron cursos para emprendedores, y Singularity University aportó con la realización de eventos. “Chile se pegó un salto generando interés en el extranjero”.

Takaoka destaca que entre 2011 y 2015 se financiaron 3.200 startups. Mientras que entre 2016 y 2017 dicha cifra aumentará a 1.000 por año. “De ese portafolio anterior solo el 9% era de regiones, hoy la misma cifra llega al 32%”.

Diversos actores reconocen que el programa Start-Up Chile de Corfo, creado en el año 2010, ha sido clave no sólo en el desarrollo de un ecosistema local, sino que ha posicionado a Chile como un referente de emprendimiento a nivel mundial.

Rocío Fonseca, directora ejecutiva de Start-Up Chile, comenta que el emprendimiento “ha mejorado mucho en términos de preparación. Siempre han habido emprendedores que tienen la ambición de salir al mundo, pero antes no se veía en la escala actual (…) La digitalización y apertura les permite darse cuenta que las soluciones pueden no sólo servir en tu país, sino también a otros”.

Este programa, explica, ha sido un aporte en el financiamiento de fases tempranas, semilla, donde se genera la idea, se desarrolla un prototipo y se valida un producto. Luego, la línea scale de Start-Up Chile financia firmas con productos validados que requieren escalar o salir a mercados extranjeros. No obstante, advierte, falta cubrir la fase en que un producto está semi validado y que todavía es de alto riesgo, una etapa que se conoce como el valle de la muerte y donde “hay mucho por hacer”, afirma. “Los Venture Capital están funcionando bien, pero siguen el modelo tradicional de análisis de negocio, con flujos de caja”.

Políticas públicas

Otro de los actores que ha jugado un rol preponderante en el desarrollo del ecosistema chileno es la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech). El gremio, que hoy reúne a más de 26 mil socios, fue creado hace cinco años por 40 emprendedores con el objetivo de representar a quienes estén impulsando un proyecto propio.

La presidenta de la entidad, Alejandra Mustakis, destaca que a la fecha han logrado avances claves en materia de políticas públicas, tales como la aprobación de la Ley de Empresas en un día, el impulso a la Ley de Reemprendimiento y una Reforma Tributaria adecuada a “nuestra realidad”.

“Desde el año pasado estamos trabajando en un programa de políticas públicas pro emprendimiento que impulsaremos durante los próximos años. Entre las 10 medidas propondremos el pago de 30 días de forma obligatoria y que el IVA sea cargado al comprador, un impuesto progresivo a la renta, dependiendo del tramo de facturación de la empresa; y un sistema laboral flexible que ayude a que la empleabilidad sea de forma más expedita”, adelanta Mustakis.

Indicadores

Respecto de las métricas, una de las que existen en Chile es el proyecto Global Entrepreneurship Monitor Internacional, GEM, que se aplica en el país desde 2002 bajo el liderazgo de la Universidad del Desarrollo, midiendo variables como la dinámica emprendedora de la población adulta y de regiones para detectar áreas de oportunidad que contribuyan al desarrollo de programas y políticas.

Vesna Mandakovic, directora Académica GEM Chile, señala que “no cabe duda de que el país ha avanzado en el fortalecimiento del ecosistema de emprendimiento e innovación. La valoración social hacia el emprendimiento ha aumentado significativamente en los últimos diez años. Hoy emprender se considera como una opción de carrera deseable”.

Entre los resultados, la experta destaca en nueve de los doce países que analizan en el GEM, más del 60% de los emprendedores no tienen clientes en los mercados externos. En el caso de Chile, 50% de los que están en etapas iniciales declara no tener clientes en el extranjero.

Mirada global

La internacionalización de los proyectos es justamente otra de las problemáticas del emprendimiento local, lo que responde a un tema cultural. María de los Ángeles Romo, directora ejecutiva de Endeavor Chile, organización que busca  startups con potencial de alto impacto, señala que esto es clave, pues si bien este país es un excelente mercado de prueba, es importante que los emprendedores se propongan aterrizar en mercados más grandes.

“Chile es un país cómodo para vivir, donde se genera una zona de confort. Desde la perspectiva del emprendedor, hay varias alternativas de financiamiento en etapas tempranas, por lo tanto, no existe una urgencia de mirar el mercado internacional como una oportunidad real para escalar tu negocio”, expresa.

En esta línea, Romo afirma que EE.UU. es uno de los mercados más atractivos para los emprendedores locales, porque tiene un tamaño relevante, donde se está desarrollando mucha tecnología. Y desde el punto de vista de las startups, están más avanzados en procedimientos para la evaluación de una empresa, invertir en ella y en permitir que crezcan a una velocidad más rápida”.

Y esto, es algo que se extendió, por ejemplo, para los emprendedores que pasan por Start-Up Chile, ya que EE.UU. es el primer destino de interés al momento de planear la internacionalización.

Brecha de género

Otro de los desafíos que persiste en el ecosistema de emprendimiento local se relaciona a la brecha de género. En Chile, por cada seis mujeres emprendedoras hay 10 hombres. Pero esto no es un hecho aislado, ya que la brecha se observa en todos los países que participan en el GEM.

Desde Start-Up Chile, en tanto, señalan que a nivel mundial sólo 7% de proyectos de base tecnológica que se aceleran pertenecen a mujeres, mientras que en el país es de 20%.

La directora ejecutiva del Programa de Corfo añade que en materia de financiamiento sólo el 3% de los Venture Capital entrega recursos a mujeres cuando éstas buscan levantar financiamiento.

Justamente, con el objetivo de potenciar la incorporación de las mujeres en este ámbito, han surgido distintas organizaciones y programas, que tienen como foco apoyar a la mujer para que emprenda por oportunidad y no sólo por necesidad. Entre ellas están Kodea, Laboratoria, Girls in Tech y el programa The S Factory, vinculado a Start-Up Chile, que buscan acercar a las mujeres en la creación y desarrollo de startups más sofisticadas.

Desafíos del ecosistema

La presidenta de la Asech destaca que si bien hoy en Chile las condiciones para emprender son “infinitamente” mejores que hace unos pocos años, advierte que el ecosistema -al igual que la actividad económica en general- sigue estando centralizado, lo que genera que los micro, pequeños y medianos empresarios de otras regiones deban enfrentarse a problemas que dificultan el surgimiento de sus negocios, como la falta de conectividad, tecnología, capacitación técnica y acceso a financiamiento.

Por su parte, Takaoka de Corfo, advierte que si bien, en diez años hemos avanzado mucho y muy rápido aún quedan desafíos. “Falta armar un mercado de equity; profesionalizar el ecosistema con metodología e infraestructura en la fase de escalamiento; hay que generar un estándar de calidad respecto del trabajo de las startups, para que usen directorios y trabajen con I+D; y, definitivamente, hay que seguir promoviendo casos de éxito para mostrar el impacto que hay detrás”, concluye el ejecutivo.

Comentarios

El envío de comentarios está deshabilitado.