AmCham y la Oportunidad tras la Propiedad Intelectual

El presidente de AmCham fue invitado por Economía y Negocios de El Mercurio a entregar su visión sobre la importancia de la protección a la propiedad intelectual, columna que fue publicada este lunes 18 de mayo. A continuación lea su columna. Para ver la publicación, haga click aquí.

Por tercer año consecutivo Chile ha sido clasificado por el Gobierno Norteamericano en una lista de países que incumplen compromisos en materia de Propiedad Intelectual.  Adicionalmente, hace pocos días se publicó un estudio de International Data Corporation (IDC) y el Business Software Alliance (BSA), que señala que Chile aumentó la tasa de piratería durante el año 2008.
Estas noticias no son buenas y nuestro Gobierno debe resolverlas, como toda nación que se considere seria. Pero la discusión sobre estar o no en estas listas, desvía la atención sobre una materia mucho más relevante y que se refiere al estrecho vínculo entre el fortalecimiento de la promoción y protección a la propiedad intelectual, por una parte, y el modelo de desarrollo que Chile quiere promover, por el otro.
A juicio de AmCham, el respeto de la propiedad privada sobre el producto del intelecto y la creatividad, es un tema-país y debe tomarse como una gran oportunidad de desarrollo. El problema no es estar o no en una lista de los que pasaron con nota 4 este ramo. ¡La verdadera cuestión es cómo ser el mejor alumno del curso y ganarse las becas!
Chile está haciendo un gran esfuerzo por promover el emprendimiento y la innovación y hay consenso transversal que ello lleva aparejado más progreso, desarrollo y oportunidades para todos. No es utópico soñar que Chile llegue a ser proveedor de servicios y tecnología para el mundo, compitiendo con otros países emergentes. Tenemos poderosas herramientas desarrolladas en CORFO que han dado notables resultados. Curiosamente, varias de estas innovaciones han buscado refugio patentando en EE.UU. sus creaciones.
Sin embargo, Chile no está sólo en la carrera del desarrollo. Hemos sido muy buenos en reformas provisionales y solidez del mercado financiero y de valores, en protección minera, en infraestructura. Y nos hemos beneficiado mucho de estos. Pero hacia adelante, ¿en qué seremos y podemos ser diferentes, entonces?
El decidido respeto a la propiedad intelectual nos ofrece una oportunidad de efectiva diferenciación, siendo los paladines del mundo emergente para atraer talento, tecnología y servicios que puedan ser brindados y desarrollados desde Chile. ¿Por qué no ser los campeones mundiales en la promoción del trabajo creativo, la innovación y el emprendimiento?
Si la respuesta es,¡hagámoslo!, se requerirá un cambio en la actitud y en las acciones. Más que estar defendiéndose de nuestra inclusión en listas, hay que salir a la cancha a definir e implementar los mejores estándares para permitir mayor creatividad y atracción de inteligencia hacia Chile. Dejar de discutir con el árbitro y empezar a meter más goles.
Para ello se necesita continuar mejorando nuestra institucionalidad y sobre todo, la voluntad de hacer cumplir las normas existentes. Requiere, asimismo, una gestión eficiente de coordinación entre todos los organismos del Estado que tengan ingerencia en estas materias.
Las consideraciones de corto plazo, no deben hacernos perder esta gran oportunidad para Chile. Aspiremos a ser un país AAA en protección a la propiedad intelectual y que, de esta forma, atraigamos el talento y la creación de valor en nuestra tierra.
 
Ricardo García
Presidente
AmCham

Comentarios