Defendiendo el Crecimiento a través de Canales Interno

En estos días parece haber una plétora de fatídicos escenarios que podrían afectar el crecimiento económico de Chile en los próximos meses. Esta columna previamente ha destacado una serie de riesgos políticos y externos, incluidos Europa, China, los precios del petróleo y la inflación. Pero en esta lúgubre situación económica hay a lo menos un punto brillante: Chile es sorprendentemente resistente y recientemente ha mostrado una demanda interna más sólida de lo esperado. Si bien la demanda en definitiva se ve afectada por factores externos más amplios, esto podría impulsar el crecimiento económico de Chile por encima del promedio regional en el 2012.

Desde mayo del 2011 hasta enero del 2012, un sondeo a economistas realizado por el Banco Central de Chile mostró una caída consistente en la proyección promedio de crecimiento del PIB para el 2012, la que comenzó en un 5,5% y al final alcanzó un piso en el 4,0%. Este descenso se vio impulsado principalmente por factores geopolíticos y macroeconómicos globales. Sin embargo, los indicadores más recientes muestran un notable repunte tras alcanzar un 4,6% en abril. Además, el Banco Central elevó su proyección de un rango de un 3,75% a un 4,75% a uno de un 4,0% a un 5,0%, y de manera más importante elevó su estimación para la demanda interna de un 3,7% a un 5,3%.

Las más recientes mejoras surgen luego de las sólidas lecturas del IMACEC (una aproximación del PIB) de un 5,5% y un 6,1% interanual en enero y febrero, respectivamente. Si se analizan sobre una base ajustada por factores estacionales, los datos parecen aún más sólidos, alcanzando el 9,3% en febrero. Si se excluye al volátil sector minero, la actividad económica creció un saludable 6,9%.

La demanda interna continúa siendo un motor clave del crecimiento de Chile. El indicador líder más relevante son las ventas minoristas, las que registraron una expansión interanual del 12,4% en febrero en línea con mayores niveles de confianza del consumidor (49,3 según el Índice de la Percepción de la Economía de Adimark, un alza respecto de las lecturas del segundo semestre del 2011 en el rango bajo de los 40). Esto se ha visto ayudado por el bajo desempleo, que alcanzó un 6,4% en el período diciembre-febrero, la lectura más baja desde el 2007. Las últimas cifras de desempleo del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) destacan la históricamente alta tasa de participación laboral de un 60% con una fuerza laboral que sigue creciendo.

Más aún, pese al ajustado acceso al crédito, la expansión sigue sólida. En el último sondeo del Banco Central, un 24% de los bancos informó condiciones más restrictivas para los créditos de consumo, mientras que el 23% informó condiciones más estrictas para los créditos hipotecarios. Pese a los esfuerzos de los bancos por limitar la expansión del crédito antes de posibles reformas legales, la calidad crediticia sigue sólida mientras que la demanda continúa creciendo. En el mismo sondeo, un 6% de los bancos informó una demanda más sólida de créditos de consumo, mientras que un 39% destacó una demanda más sólida de créditos hipotecarios.

Al mismo tiempo, la demanda crediticia de las empresas también se ha mantenido sólida (más del 30% de los bancos registra una demanda más sólida) con condiciones supuestamente menos restrictivas, que deberían ser un buen augurio para el lado de la inversión en la ecuación de la demanda interna. Un sondeo ad hoc de planes de gasto de capital corporativo tiende a respaldar esto, donde la mayor parte de las empresas en Chile apunta a invertir más este año en proyectos orientados al frente local. Hay un particular dinamismo en los sectores de electricidad, minería, construcción y ventas minoristas. 

Si bien los riesgos externos persisten y es probable que veamos al menos temporalmente lecturas de actividad más bajas en los próximos meses, Chile parece listo para defender el crecimiento a través de canales internos este año y lograr niveles de actividad económica cercanos al extremo superior del rango del Banco Central. Esto colocaría a Chile en el extremo superior del espectro de crecimiento del PIB en la región (un crecimiento de consenso del PIB para 2012 de un 3,4% y un 3,2%, respectivamente, para Brasil y México). 

Brian P. Chase es gerente de cartera y titular de acciones andinas de Itaú Asset Management

 

Comentarios