Enseñar sobre la Propiedad Intelectual

El desarrollo de videojuegos se ha convertido en un mercado cada vez más atractivo para los jóvenes emprendedores, en especial debido a la creciente penetración de aplicaciones de teléfonos inteligentes en todo el mundo. De hecho, en Chile hay más de 20 compañías dedicadas a producir videojuegos. Pero el crecimiento de esta industria en Chile, tal como el de otras basadas en la innovación, depende de una mejor protección de la propiedad intelectual.

La educación de los chilenos sobre la importancia de la propiedad intelectual comienza en el colegio. Por esta razón, la Embajada de Estados Unidos, en alianza con el capítulo chileno de Licensing Executives Society (LES), recientemente auspició talleres de videojuegos para estudiantes de entre 12 y 14 años de edad. LES es un organismo sin fines de lucro con sede en Estados Unidos que se dedica a la transferencia de tecnología y la entrega de licencias.

Los talleres, realizados entre el 29 de marzo y el 3 de abril, fueron dirigidos por dos jóvenes estadounidenses: Katya Hott, diseñadora de videojuegos y desarrolladora de contenido educacional de E-Line Media, y Edward Yoo, productor de videojuegos de Large Animal Games. Durante su semana en Chile, enseñaron a casi 200 estudiantes en colegios de Punta Arenas, Peñalolén y Valparaíso. 

Los estudiantes crearon sus propios videojuegos y luego se les pidió que los “vendieran” en un mercado sin piratería y que después repitieran el ejercicio en un mercado con piratería. Al pedírseles que comentaran la experiencia, un estudiante dijo: “Cuando estábamos jugando sin los piratas era divertido, pero cuando aparecieron los piratas nos sentimos muy mal, porque estaban vendiendo lo que yo hice sin permiso”. A través de estos ejercicios, los estudiantes pudieron entender el concepto de propiedad intelectual, además de los negativos efectos económicos y sociales que la piratería puede tener sobre el desarrollo de un país.

Los resultados de los talleres se presentaron en AmCham el 4 de abril. El embajador de Estados Unidos en Chile, Alejandro Wolff; y el presidente de LES Chile, Gonzalo Sánchez, estuvieron entre los asistentes a la presentación. El presidente de AmCham, Javier Irarrázaval, destacó que promover la protección de la propiedad intelectual es una de las preocupaciones clave de AmCham y que la Cámara continúa respaldando iniciativas en esta área. En su presentación, Hott y Yoo enfatizaron la efectividad de los juegos de rol en la comprensión de los estudiantes de conceptos relacionados con la propiedad intelectual.

Dos importantes conclusiones se pudieron sacar de esta iniciativa. La primera, y quizás la más obvia, es que la piratería y la protección deficiente de la propiedad intelectual crea un desincentivo para la creatividad y la innovación. En segundo lugar, que la educación y la concientización de la opinión pública sobre el respeto de los derechos del creador son esenciales.

El embajador Wolff aprovechó la oportunidad para explicar que entre las muchas razones por las que Estados Unidos apoya la protección de la propiedad intelectual está su impacto en la innovación y el desarrollo, así como también los puestos de trabajo que crea.

“Si otros pueden apropiarse de una idea luego de que ha sido probada por alguien más, esto socava la capacidad del creador de recuperar el costo de su inversión. Este problema se enfrenta respetando y aplicando los derechos de propiedad intelectual, lo que también ayuda a asegurar que el sector privado tenga el incentivo para invertir en innovación”, sostuvo el embajador.

En Chile existen dos leyes de propiedad intelectual: la Ley de Propiedad Intelectual, que protege la literatura, las arte y la ciencia, y la Ley de Propiedad Industrial, que protege patentes, marcas comerciales y diseños industriales, entre otros. Pese a los recientes esfuerzos del Gobierno para fortalecer la protección de la propiedad intelectual, la Oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés) anunció que Chile sigue en 2012 en la Priority Watch List (lista de observación prioritaria) de países que no han protegido de manera adecuada la propiedad intelectual de empresas estadounidenses

La principal razón por la que Chile aparece en la lista por sexto año consecutivo, desde el punto de vista de Estados Unidos, es que no ha cumplido con sus compromisos en materia de propiedad intelectual correspondientes al tratado de libre comercio suscrito entre ambos países en el 2003. En particular, Estados Unidos insta a Chile a mejorar la protección de las patentes farmacéuticas y a enmendar su régimen de responsabilidad de proveedor de servicio de Internet a fin de permitir una acción efectiva contra la piratería.

Como aprendieron los estudiantes en los talleres de Hott y Yoo, el mundo crece en base a ideas e innovación, pero cuando estas ideas no son protegidas, los creadores no reciben lo que necesitan para seguir produciendo y el incentivo para innovar se reduce.

La innovación es una fuente importante de competitividad y crecimiento económico. Pero en países con débiles leyes de propiedad intelectual, los creadores se enfrentan a tres opciones: desarrollar sus ideas, pero terminar en la quiebra; comenzar por no desarrollar nunca nuevas ideas; o dejar el país e ir a otros con leyes más fuertes.

Si Chile ha de lograr su meta de convertirse en un país desarrollado para fines de esta década, debe mejorar sus leyes con el fin de establecer un marco de propiedad intelectual que fomente una nación más competitiva y moderna.

María Pía Aqueveque es gerente del Departamento de Estudios de AmCham

 


 

Comentarios