Usar la Biotecnología para Impulsar la Competitividad

Felipe Camposano, ASEMBIO; gobernador de Massachusetts, Deval Patrick; embajador de Chile en Estados Unidos, Felipe Bulnes; Arturo Yudelevich, GrupoBios; y Rodrigo Ballivián, AmCham

 

El 12 de junio, AmCham se unió a la Asociación Chilena de Biotecnología (ASEMBIO) y la Universidad Mayor en la organización de un taller para socios de AmCham denominado “El impacto de la biotecnología en los negocios: oportunidades y desafíos”.

La idea era demostrar las distintas experiencias en que las empresas han usado la biotecnología como una estrategia de negocios para mejorar la sustentabilidad y la eficiencia productiva. El panel estuvo compuesto por Francisco Lozano, gerente de marketing e innovación de la firma chilena de productos de madera Arauco; Enrique Guzmán, gerente de medio ambiente de LAN Airlines; y Patricio Manqué, director del Centro de Genómica y Bioinformática de la Universidad Mayor.

Lozano indicó que Arauco ha reconocido que la innovación es la clave para integrar la excelencia en los productos forestales con la producción eficiente de bienes de valor agregado. Como resultado, la compañía creó un programa de investigación y desarrollo denominado InnovArauco. Este programa está diseñado para ayudar a la empresa a mantener su competitividad en la industria forestal mundial pese a los crecientes costos del transporte.

El ejecutivo indicó que la compañía se dio cuenta de la importancia de la innovación cuando el año pasado decidió implementar un programa para “sistematizar la innovación”. Según explicó, el programa permitió a los empleados de Arauco presentar proyectos innovadores, ya sea en las áreas social o empresarial. Estas fueron presentadas a un panel de expertos, el que escogió los proyectos más innovadores para ser implementados por la compañía. Lozano indicó que esta experiencia fue exitosa y que Arauco no esperaba la cantidad y calidad de los proyectos presentados. Ahora, la próxima meta para Arauco es encontrar una manera permanente de sistematizar la innovación dentro de las operaciones de la compañía.

De igual modo, LAN también está invirtiendo en biotecnología con el fin de lograr la sustentabilidad. En línea con su objetivo de alcanzar un equilibrio entre excelencia económica, social y ambiental, LAN se ha concentrado en eficiencia y sustentabilidad.

“Tenemos motores más eficientes, éstos tienen cada vez menor impacto ambiental por el ruido, menores emisiones en el esquema de combustión, los aviones son cada vez más aerodinámicos y livianos” de modo que los vuelos de la compañía son más eficientes en términos de consumo de combustible, dijo Guzmán.

LAN aspira a ser la primera aerolínea en América Latina en emplear aviones Boeing 787 Dreamliner en rutas comerciales, que es mucho más liviano que los modelos más antiguos debido a que está construido en fibra de carbono en lugar de titanio. “Lo que hace que consuma un 25% menos de combustible”, sostuvo Guzmán. Sin embargo, esto no es suficiente para LAN, que aspira a reducir en un 50% sus emisiones de carbono para el 2050. La firma también está analizando los biocombustibles. Algunos de los vuelos comerciales de LAN ya utilizan un 50% de biodiésel y un 50% de combustible para aviones.

La biotecnología también puede utilizarse para mejorar la eficiencia productiva. Patricio Manqué analizó la importancia de la genética en dos campos: la medicina y un nuevo campo científico desarrollado hace unos tres años conocido como “biología sintética”. Los biólogos sintéticos esperan construir sistemas de vida artificiales con el fin de desempeñar tareas específicas tales como producir componentes farmacéuticos o energía.

“La biología sintética reúne la ingeniería con la biología con el fin de diseñar y construir nuevos sistemas biológicos, dispositivos y sistemas que no existen en la actualidad en el mundo natural, o para modificar los diseños de sistemas biológicos existentes”, afirmó Manqué.

Las experiencias de Arauco, LAN y la Universidad Mayor muestran cómo las compañías chilenas se están adaptando a la competencia global al invertir en biotecnología. Diez años atrás, con la proliferación de los tratados de libre comercio, las empresas chilenas vieron oportunidades de negocio en exportar sus productos a nivel mundial a países con bajos aranceles de importación. Para aprovechar estos nuevos mercados, el énfasis estaba puesto en hacer que los procesos de producción fueran lo más eficientes posible sin considerar necesariamente la sustentabilidad ambiental. Ahora, el desafío de mantener la competitividad es más difícil por tres razones principales.

En primer lugar, muchos países además de Chile han suscrito tratados de libre comercio que reducen los aranceles de importación, de modo que esto ya no es una ventaja significativa. En segundo lugar, estos acuerdos comerciales incluyen compromisos ambientales y las partes interesadas están exigiendo sustentabilidad en los procesos productivos. Finalmente, las demandas de los consumidores de bienes y servicios han cambiado. En este contexto, la biotecnología es una manera para que las empresas hagan que sus operaciones sean sustentables mientras satisfacen las cambiantes demandas de los consumidores.

Alianza Chile-Massachusetts

Una semana después del taller, AmCham encabezó una delegación chilena que participó en la convención BIO International Convention 2012 en Boston, Massachusetts, celebrada del 18 al 21 de junio. Esta convención anual es el evento de biotecnología más importante del mundo y atrae a líderes de la industria, funcionarios del Gobierno estadounidense de alto nivel y representantes de empresas de más de 60 países. La delegación chilena incluyó al Subsecretario de Economía, Tomás Flores, además de a firmas de los sectores farmacéutico, tecnológico, genético y de agronegocios.

Durante el evento, el director ejecutivo de AmCham, Rodrigo Ballivián, se reunió con el gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, y el embajador de Chile en Estados Unidos, Felipe Bulnes, para analizar los avances del acuerdo Chile-Massachusetts, que fue suscrito en diciembre del 2011. La participación de Chile en la conferencia muestra cómo la cooperación con Massachusetts está activa, en especial en lo que respecta a biotecnología.

El presidente de ASEMBIO, Felipe Camposano, quien participó en la delegación chilena, señaló que “AmCham tiene las capacidades y recursos necesarios para ser la voz del sector privado en el acuerdo Chile-Massachusetts, y ASEMBIO aspira a respaldar a AmCham en las áreas de biotecnología y energía”.

Mucha de la inversión en biotecnología en Estados Unidos se concentra en los estados de Massachusetts y California, que también tiene un acuerdo con Chile. No es de sorprender que muchas de las principales universidades de investigación del mundo se localicen en estos estados.

De manera paralela a la conferencia, el subsecretario Flores suscribió un memorando de entendimiento con el Centro David Rockefeller Center para Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Harvard para llevar a cabo proyectos de investigación conjunta y facilitar los intercambios con universidades chilenas.

Pero la inversión de Chile en investigación y desarrollo -en torno al 0,4% del PIB- aún es mucho menor que la de Estados Unidos, en especial si se considera que solo un tercio proviene del sector privado. La estrategia de agronegocios de Chile es convertirse en una “potencia alimentaria y forestal” -la meta es convertirse en uno de los 10 mayores exportadores de alimentos a nivel mundial para el 2020–, pero para que esto ocurra las empresas de agronegocios necesitan invertir en biotecnología a fin de generar productos con las características exigidas por los consumidores. Un ejemplo es la investigación que está realizando la Universidad de Chile para cultivar manzanas Fuji más dulces para los mercados de exportación.

En resumen, el compromiso de AmCham para respaldar la investigación y desarrollo en biotecnología en el sector privado mediante el aprovechamiento de los acuerdos Chile-California y Chile-Massachusetts demuestra la visión de la Cámara para ayudar a las empresas chilenas y estadounidense a alcanzar la competitividad global y la sustentabilidad.

María Pía Aqueveque es Gerente del Departamento de Estudios de AmCham 

Comentarios