Estados Unidos: Una Sociedad de Oportunidades

El campeón estadounidense de natación Michael Phelps ha ganado 22 medallas olímpicas, incluidas seis en Londres. Tomás González, el gimnasta chileno que compitió en los Juegos Olímpicos de Beijing y Londres, no tiene ninguna. Ambos son deportistas talentosos y dedicados, pero Phelps ha alcanzado el éxito mientras González ha tenido que luchar constantemente. ¿Por qué?

La respuesta, a juicio de Karin Ebensperger, periodista chilena y analista político del centro de estudios santiaguino Libertad y Desarrollo, es que Phelps fue criado en una sociedad de oportunidades, Estados Unidos, mientras que González tuvo la mala fortuna de crecer en Chile donde las oportunidades para los deportistas son limitadas.

El dinero es parte de ello, pero no lo es todo. A diferencia de Chile, Estados Unidos alienta y apoya a los talentos individuales en cualquier deporte, campo o emprendimiento, señaló Ebensperger  en un desayuno que AmCham celebró en el Hotel Radisson el 10 de agosto.

En su juventud, la misma Ebesenperger fue una estrella del atletismo, estableciendo el récord femenino juvenil de Chile de 100 metros con vallas, y jugaba tenis de manera competitiva. Posteriormente formó su familia y cubrió eventos internacionales para medios de comunicación chilenos, incluida la red de televisión Canal 13, pero sigue siendo -en sus propias palabras- una admiradora de Estados Unidos.

Estados Unidos ha cometido errores, en particular en términos de su política extranjera, pero ha sentado un ejemplo positivo en la forma en que ha equilibrado la libertad individual y la autoridad, señaló. Ese equilibrio, consagrado en la Constitución de Estados Unidos promulgada por los Padres Fundadores de la nación en 1787, es un logro notable en la historia de la humanidad.

La Constitución ha sido enmendada muchas veces, pero su mensaje básicamente no ha cambiado. Esto, a su vez, ha dado paso a sólidas instituciones, una saludable democracia y una cultura del emprendimiento, que ha ayudado a convertir a Estados Unidos en una superpotencia global.

“La autoridad [de Estados Unidos] es muy respetada, no obstante, tener una sociedad civil que esta dispuesta a criticar esa autoridad en todo minuto”, sostuvo Ebensperger. “Todo está ahí”, dijo, sosteniendo una pequeña copia de la Constitución de Estados Unidos en inglés y español.

Este texto influyó la Revolución Francesa en 1789 y ha cambiado el curso de la historia del mundo, destacó. “Estados Unidos es una sociedad muy joven” y el hecho de que pudiera establecer este concepto liberal desde una etapa tan temprana es extraordinario.

A diferencia de los países latinoamericanos, en donde la libertad a menudo se asocia con la libertad “contra algo”, en Estados Unidos siempre ha estado estrechamente vinculada a la creatividad, afirmó. Y ¿a dónde van los estadounidenses para ser creativos? A sus garages, por supuesto.

Tome como ejemplo a Steve Jobs, un “héroe” estadounidense quien, junto con Steve Wozniack, creó el primer computador Macintosh en el garaje de sus padres. Jobs es parte de una larga tradición de emprendimiento estadounidense que se remonta a más de 200 años desde Benjamin Franklin hasta Larry Page y Sergey Brin de Google.

“Lo que tienen en común es que esperan muy poco del Estado, (…) ellos no esperan que el Estado les venga a solucionar la vida, tampoco esperan mucho un golpe de suerte, lo que ellos hacen es trabajar muy duro, pero con la seguridad de estar en una sociedad que valora el emprendimiento, el intelecto, la creatividad y la propiedad”, afirmó Ebensperger.

Es significativo que la Oficina de Patentes y Marcas Registradas de Estados Unidos, antes conocida solo como la Oficina de Patentes, fuera creada por la Ley de Patentes de Estados Unidos en 1790, poco después de que se promulgara la Constitución. Esto ha dado a los inventores como Jobs la seguridad y la confianza para perseverar, dijo.

Este espíritu de hacerlo uno mismo también está detrás del meteórico ascenso económico de Estados Unidos desde el término de la Segunda Guerra Mundial y que ha atraído a inventores de otras naciones como Wernher von Braun, el científico que desarrolló los cohetes bajo el régimen Nazi y después de unió a la NASA.

De hecho, la carrera armamentista del Siglo XX entre Estados Unidos y Rusia muestra cómo el ingenio de los estadounidenses, aunque para fines militares, podría beneficiar a la sociedad a través del desarrollo de nuevas tecnologías, indicó.

El sistema de Gobierno de Estados Unidos está firmemente arraigado en una tradición de filosofía occidental que se remonta al concepto griego de logos (razón), las leyes romanas y la idea germánica del “consentimiento de los gobernados”.

Esta filosofía sigue dominando en Occidente, pero está siendo desafiada en estos días por diferentes visiones de mundo en China, India y los países islámicos, destacó Ebensperger. De hecho, cada una de estas culturas tiene un concepto diferente de libertad que es difícil que los occidentales entiendan.

China, en particular, está económicamente avanzada, pero tiene una idea de libertad que difiere significativamente de la de Estados Unidos, destacó.

En tanto, los estadounidenses han perdido la confianza en su propio sistema producto de la crisis hipotecaria subprime del 2008. A juicio de Ebensperger, la confianza profundamente arraigada en sus instituciones se vio removida por el engaño de algunos millonarios en Wall Street y tomará tiempo en recuperarse.

La economía de Estados Unidos ha vuelto al camino a la recuperación, pero la crisis del 2008 es una “señal de alerta” en cuanto a que es vulnerable si la confianza pública en la sociedad de igualdad de oportunidades se ve socavada, indicó.

Sin embargo, Ebensperger está optimista en cuanto al futuro de Estados Unidos. Pese a sus recientes problemas, sigue siendo un faro de libertad económica construido sobre la base de libertades civiles y el respeto por la autoridad legítima.

Por su parte, Chile tiene la importante ventaja de tener a Estados Unidos como socio comercial, pero tiene un largo camino por recorrer para crear una sociedad con las mismas oportunidades. Sólo pregúntele a Tomás González.

Julian Dowling es editor de bUSiness CHILE

Comentarios