Actualización de la Economía Global: La Moderación Parece Temporal

 

Abril mostró varias señales de una moderación económica global con descensos en distintos indicadores líderes, sin mencionar los precios de los bienes básicos. Sin embargo, ante la ausencia de cualquier shock negativo importante para el sistema y las continuas posturas acomodaticias de los bancos centrales, el resultado más probable parece ser una reanudación de la recuperación económica global en los próximos meses.

El comienzo del 2013 estuvo marcado por un cambio significativo en la percepción. Con el precipicio fiscal atrás y la relativa estabilidad de la eurozona, los actores del mercado empezaron a elevar sus expectativas económicas. El Índice Global de Gerentes de Compras del Sector Manufacturero (PMI, por su sigla en inglés) de JP Morgan, un indicador líder de la percepción empresarial, subió a un máximo de 18 meses en enero. En tanto, el Índice de Sorpresas Económicas (ESI, por su sigla en inglés) de Citigroup para el G10, un indicador clave de la percepción del mercado sobre potenciales sorpresas económicas en las principales economías del mundo, se mantuvo cerca de niveles peak lo que sugiere que todas las sorpresas positivas se han incorporado en los ajustes de proyecciones. El Fondo Monetario Internacional (FMI) también reveló sus proyecciones económicas para el año y ahora estima con el crecimiento del PIB global en un 3,5%, un alza respecto del 3,2% del 2012, encabezado por las economías emergentes con un 5,3%, mientras que el crecimiento estadounidense se estabilizaría en torno al 2,1%.

Sin embargo, las cifras publicadas en abril sugieren que la recuperación en el 2013 podría no ser tan fácil como se pensó en un principio. El PMI Global de JP Morgan declinó solo moderadamente en abril, pero hubo fuertes caídas en el PMI de Chicago, así como también en subcategorías clave como el PMI de China, lo que encendió las alarmas entre los actores del mercado. En tanto, el ESI para el G10 de Citigroup retrocedió a sus menores niveles desde agosto. También vimos algunos renovados temores relacionados con el potencial término del estímulo en Estados Unidos, un crecimiento estructuralmente más bajo en China y la actual recesión en la zona euro. En consecuencia, el FMI redujo su proyección para el crecimiento del PIB global en el 2013 a un 3,3% en su actualización de abril y economistas de varios bancos siguieron su ejemplo, en algunos casos a menos del 3,0%. Asimismo los precios de los bienes básicos comenzaron a colapsar debido a una demanda prevista más baja, en especial desde China.

Pese a estos claros signos de moderación en el panorama económico global, esta parece ser transitoria y es improbable que genere los vaivenes de pesimismo que hemos visto en los recientes repuntes. Esto se debe principalmente a:

· La ausencia de shocks importantes. Con Chipre protegida y Corea del Norte habiéndose calmado, parece improbable que se produzcan shocks importantes.
· Relativa estabilidad de la eurozona. Los déficits gubernamentales se han reducido, los déficits comerciales se han eliminado y los riesgos de una ruptura de la unión se han marginalizado.
· Estímulo de Japón. Mejor tarde que nunca, pero como llega en momentos en que la economía de Japón ya se estaba recuperando, ello sugiere una rápida recuperación durante el 2013.
· Crecimiento de Estados Unidos más allá de las tensiones fiscales. El FMI aún estima el crecimiento en un 1,9% en el 2013, que es neto de un lastre fiscal del 1,8%. La recuperación de los sectores de vivienda y manufactura continúa.
· Flexibilidad de China. Aunque está obsesionada con reequilibrar el crecimiento y reticente a inyectar estímulo, China aún tiene mucho poder de fuego si se necesita.
· Mercados emergentes, operan como de costumbre. Muchos están creciendo por sobre el promedio mundial con bajos niveles de deuda, amplias reservas y espacio para añadir estímulo.

El otro indicador líder de que la recuperación debería reanudarse han sido los mercados de capital, los que han desestimado los datos recientes. Pese a un pronunciado retroceso a mediados de abril, el índice MSCI World y el S&P 500 se han recuperado desde entonces para registrar rendimientos en lo que iba del año hasta el 30 de abril aún mayores del 10% y el 12%, respectivamente. Está claro que los inversionistas están más concentrados en el estímulo y, por tanto, una liquidez aún mayor que la que los mercados están experimentando hoy en día. Los rendimientos también han estado ayudando a mejorar las utilidades corporativas tanto en la recuperación del crecimiento como en los esfuerzos de eficiencia en medio de la moderación del capital. 

La sensibilidad del mercado a datos de alta frecuencia sin lugar a dudas ha aumentado desde la crisis financiera global del 2008, pero el mundo parece estar en mejor forma hoy en día con las economías globales en camino a lograr lo que el FMI describió en su actualización de abril como una “recuperación de tres velocidades”. Esto es liderado por un sólido crecimiento en economías emergentes, así como también por un repunte de la expansión estadounidense, mientras que la eurozona se las arregla a duras penas.

Brian P. Chase es gerente de cartera y titular de acciones andinas de Itaú Asset Management

Comentarios