No Se Necesita Visa

Durante su visita a Washington, DC, a comienzos de junio, el presidente Sebastián Piñera anunció que Chile es el primer país latinoamericano en ser nominado por el Departamento de Estado de Estados Unidos para ingresar al programa Visa Waiver, o de exención del trámite de visa para ingresar a esa nación. Esto significa que, dependiendo de la emisión de pasaportes electrónicos y algunas consideraciones de seguridad, Chile pronto se unirá al selecto grupo de países cuyos ciudadanos pueden viajar sin visa a Estados Unidos por negocios o placer durante un lapso de hasta 90 días. En esta entrevista, Felipe Bulnes, el embajador de Chile ante Estados Unidos, conversa con bUSiness CHILE sobre los potenciales beneficios del programa para los viajeros y las empresas.

¿Por qué es importante el anuncio del presidente Piñera?

Tiene un significado conceptual y consecuencias prácticas. El significado conceptual es que dado el excelente estado de las relaciones bilaterales es muy bienvenido que Chile y sus ciudadanos sean reconocidos en una categoría en la que no requieran tramitar una visa para viajar a Estados Unidos. Es la consecuencia lógica del nivel de integración que hemos venido desarrollando y del grado de relación en que nos encontramos, y que nos permitía razonablemente aspirar al mismo status en el cual ya están varios países europeos y otros países de Asia. El que seamos el único país latinoamericano en figurar entre los nominados al programa, claramente es un motivo de legítimo orgullo para Chile.

Desde el punto de vista práctico, el estar en el proceso de eliminar la necesidad de visa es también muy importante, porque simplifica enormemente las posibilidades de los chilenos de viajar a Estados Unidos cuando se trate de turismo o negocios, por un máximo de 90 días. Por un lado implica un ahorro económico y por otro evita un trámite bastante engorroso. Esto tiene por efecto eliminar una barrera que ha estado limitando a segmentos importantes de nuestra población respecto a las posibilidades de viajar a Estados Unidos.

¿Cuándo podría ser aceptado Chile en el programa?

Habiendo cumplido la mayoría de los requisitos exigidos por Estados Unidos para ser miembros del Programa Visa Waiver, hemos alcanzado una etapa fundamental que es que Estados Unidos, a través del Departamento de Estado, nomine a Chile como país miembro del programa. Lo que falta ahora es que nos designe, que es el trámite final para que empiece a operar en la práctica este beneficio. Para ello, solo nos queda pendiente comenzar a emitir el pasaporte electrónico, cuestión que esperamos ocurra a partir de septiembre de este año. Una vez que esto ocurra, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos enviará una visita de inspección a Chile que analizará los trámites migratorios, los procedimientos de emisión de pasaporte y otras consideraciones de seguridad vigentes en nuestro país.

Acudiendo a la experiencia de otros países, entre que se efectúa la visita y se aclaran las observaciones levantadas durante la misma, pasan entre 6 y 8 meses hasta que Estados Unidos efectúa la designación. Por lo tanto, esperamos que a finales del primer semestre del año 2014, Chile empiece a participar del programa en plenitud.

¿Cuánto costará a los chilenos ingresar a Estados Unidos y viceversa?

En términos de costos, estos serán significativamente inferiores. En vez de tener que pagar US$160, que es lo que cuesta hoy el trámite de la visa, los viajeros pagarán sólo US$14. Dicho pago tendrá que efectuarse al momento de llenar el formulario electrónico de autorización de viaje (ESTA, por su sigla en inglés), trámite que debe hacerse por Internet con una anticipación de 72 horas al viaje. Una vez que se aprueba a la persona para viajar, esta autorización tiene una duración de dos años o hasta que se renueve el pasaporte, lo que ocurra primero.

Además, es un requisito para que Chile sea admitido en el programa que se elimine el impuesto de reciprocidad de US$160 que actualmente se cobra a los ciudadanos estadounidenses en Chile.

El requisito sobre la tasa de rechazo de visas era un tema cuando hablamos el año pasado, ¿se ha resuelto?

Sí. En el año 2011, no obstante que la tasa había venido bajando, estábamos con un 3,4% de rechazo de visas, cuestión que nos impedía ser nominados al programa, porque el requisito objetivo es que la tasa de rechazo tiene que ser bajo el 3%. Finalmente, el año fiscal 2012, llegamos a un 2,8%, lo cual nos permitió cumplir con ese requisito.

El servicio de visa de AmCham ayuda a los socios a obtener visas de negocios para Estados Unidos. ¿Ayudó este a reducir la tasa de rechazo?

Yo creo que cumplió un rol muy importante, porque inicialmente cuando Chile se plantea la alternativa de formar parte de este programa, o postular a ser nominado, nuestra tasa de rechazo estaba muy por encima de lo requerido, en un 5%. Creo que el programa de AmCham, junto con el progreso económico del país, permitió ir bajando la tasa de rechazo de visas significativamente al punto que, como ya señalé, llegamos a un 3,4% el 2011.

Sin embargo, nuestra preocupación, y por eso nuestra cautela al hablar sobre este tema en entrevistas anteriores, es que podíamos estar llegando a un punto de resistencia, en términos que las campañas educativas y el progreso económico ya no nos permitieran bajar más. Para dar el salto final y ser capaces de bajar del 3%, tuvo un papel muy relevante también la nueva fórmula de cálculo de rechazo de visas que aplicó Estados Unidos a partir de 2012, donde ya no se consideran la cantidad de solicitudes, sino el número de personas.

¿Ha cumplido Chile con los requisitos de seguridad del programa?

Después de varios meses de negociación, Chile ha firmado por un lado un convenio de cooperación en materia de terrorismo y por otro lado, un acuerdo de intercambio de información sobre delitos graves, que son precisamente los requisitos de intercambio de información recíproca que tienen que ofrecerse ambos países para efectos que este programa opere. Es importante además señalar que estos convenios van en el beneficio de ambos países. Es sobre bases recíprocas y lo que buscan es incrementar los grados de seguridad de ambos países, lo cual forma parte de nuestros objetivos compartidos

También, otro de los requisitos que estaba pendiente en materia de intercambio de información, era que Chile reportara los pasaportes perdidos y robados con la periodicidad que exigen las normas internacionales de INTERPOL. En eso teníamos rezagos importantes, porque estábamos reportando al año 2011, solamente tres veces al mes, tasa que logramos incrementar a 29 veces al mes, producto de una coordinación entre el Registro Civil, la Policía de Investigaciones, la Dirección Consular de Cancillería y la Embajada.

A 10 años de la suscripción del tratado de libre comercio, ¿cómo promoverá el programa los negocios entre Chile y Estados Unidos?

Sin duda que facilitar el viaje de los chilenos a Estados Unidos es una forma de avanzar hacia una mayor integración económica y de favorecer los negocios a todo nivel, desde las grandes empresas hasta la actividad de los microempresarios. De lo que se trata es que el contacto entre los agentes económicos en ambos países sea cada vez más fluido, con las obvias implicancias que eso genera sobre el comercio bilateral.

Adicionalmente, la eliminación de la visa genera una mayor densidad en nuestras relaciones, porque aparte de la integración económica se empieza a generar una mayor integración de nuestras sociedades, favoreciéndose que los chilenos estén cada vez más en contacto y tomen nota de las inmensas oportunidades que otorga Estados Unidos en materia de formación y promoción de capital humano avanzado. Este último factor también resulta clave para generar la estructura productiva y cumplir los desafíos de nuestra meta de convertirnos en un país desarrollado.

Comentarios