El Poder de la Educación

Entre el 25 y el 27de septiembre, se celebró en Boston el Foro de Energía Chile-Massachusetts 2013. Este fue el segundo foro organizado por el Consejo Ejecutivo Chile-Massachusetts, entidad creada en octubre del 2012 con el respaldo de AmCham Chile. El primero, sobre educación, se realizó en el 2012.

El propósito del Consejo es implementar un acuerdo suscrito entre el presidente chileno, Sebastián Piñera, y el gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, destinado a incrementar la colaboración entre Chile y Massachusetts en las áreas de educación, energía y biotecnología.

El presidente del Consejo es Arnoldo Hax, profesor chileno de MIT Sloan School of Management. En esta entrevista con bUSiness CHILE aborda el trabajo del Consejo y, específicamente, la importancia del programa MIT-Chile, que forma parte de laMIT International Science and Technology Initiative(MISTI).

¿Qué ha logrado el Consejo desde su creación el año pasado?

Hemos estado haciendo dos cosas. Una de ellas es establecer foros, como el Foro de Energía, que reúne a actores relevantes de Chile y Massachusetts para intercambiar ideas y ver si la colaboración se está llevando a cabo. La otra cosa, que creo es más pragmática, es el programa MIT-Chile de la iniciativa MISTI. El año pasado enviamos a 30 estudiantes del MIT a Chile, quienes estuvieron entre tres y seis meses trabajando principalmente en universidades y laboratorios, pero también en industrias.

La otra parte del programa, que creo que es muy importante, es donde académicos del MIT se reúnen con académicos de universidades chilenas y desarrollan actividades de investigación conjunta. El año pasado aprobamos 24 proyectos de una amplia gama de áreas. Es excelente ver el alcance, profundidad y relevancia de los proyectos. El Ministerio de Economía de Chile señaló que este es el programa de transferencia tecnología más exitoso que ha tenido.

El año pasado, realizamos un foro sobre educación. Siete rectores de universidades chilenas vinieron a Boston y participamos en un diálogo realmente rico e interesante a fin de comprender los desafíos asociados a las universidades chilenas y cómo puede ayudar Massachusetts. Creo que fue muy constructivo. El tercer foro será el próximo año sobre biotecnología para cerrar el círculo.

¿Le sorprende el éxito del programa MIT-Chile?

En un principio estaba un poco preocupado, ¿por qué querrían ir a Chile los estudiantes del MIT cuando tienen el mundo a sus pies? Tenemos programas similares con cada país del planeta. Pero los 30 estudiantes aparecieron.Lo mismo pasa con mis colegas del MIT. La investigación es su mayor prioridad, ¿quién querría establecer relaciones y asociaciones con el fin del mundo? Bueno, recibimos 26 postulaciones.

Además fui a Chile y visité universidades. Ahora las universidades que participan en las actividades del programa MIT-Chile son la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Universidad Adolfo Ibáñez, la Universidad Diego Portales, la Universidad Federico Santa María y la Universidad Austral. Expliqué a los rectores lo que estamos haciendo y tuve una recepción fenomenalmente cálida.

¿Por qué irían a Chile estudiantes del MIT?

Chile es inequívocamente un modelo exitoso en Latinoamérica. Es un país con instituciones sólidas y donde casi no hay corrupción. Cuenta con grandes universidades, grandes profesores y grandes estudiantes. En el contexto de América Latina, Chile es ejemplar. Los chilenos son tremendamente hospitalarios y acogen a los extranjeros con el corazón abierto. Los estudiantes y los académicos van a Chile y lo pasan increíble, y cuando vuelven cuentan eso.

¿Cuándo comenzará a tener un impacto el programa en Chile?

Los proyectos de investigación no se dan instantáneamente en términos de su impacto. Los foros son una iniciativa educacional para que los chilenos enseñen a los estadounidenses los apremiantes problemas que enfrentan y para que los estadounidenses enseñen a los chilenos en términos de nuestra experiencia en Estados Unidos que podría transferirse a Chile.

Tome el tema de la energía, que es uno de los temas más apremiantes de Chile. El hecho de que lleváramos a Ernest Moniz, quien era el principal experto en energía del MIT en ese entonces [ahora secretario de Energía de Estados Unidos], a Chile en enero fue un gran golpe. Gracias a esto, la Pontificia Universidad Católica de Chile comenzó a financiar un proyecto de investigación conjunta con el MIT sobre temas de energía. Los problemas son grandes, pero al menos estamos comenzando a trabajar en ellos.

Chile tendrá un nuevo gobierno en marzo del próximo año, ¿cómo podría afectar eso al programa?

Espero que el Ministerio de Economía siga respaldando esta iniciativa, pero no sabemos. El ministerio ha aprobado el presupuesto para el próximo año, el que puede ser modificado por el nuevo gobierno, pero mantiene el respaldo. El presupuesto ha aumentado de manera significativa. [El ex ministro de Economía, Pablo] Longueira dijo que no pondría ninguna limitación. Y hasta ahora vamos bien, pero no dependemos por completo del ministerio, tenemos una fundación sólida con las principales universidades del país.

¿Cómo se puede alentar a las empresas privadas en Chile a involucrarse más en la investigación universitaria?

Esa es una buena pregunta. Las compañías chilenas no tienen el tipo de mentalidad que tienen las empresas estadounidenses respecto de las universidades. Las compañías estadounidenses saben muy bien cuál es la importancia de la investigación para su propio beneficio. Las empresas chilenas no financian actividades de investigación. He hablado con ejecutivos chilenos y dicen que si necesitan tecnología van al extranjero.

Chile tiene alumnos y universidades de alto nivel que pueden competir en igualdad de condiciones con alumnos del MIT, pero la capacidad de investigación de las universidades chilenas está lejos de ser comparable con las de una universidad estadounidense de alto nivel. Al traer investigadores experimentados del MIT para trabajar con profesores de universidades chilenas, estamos comenzando a mostrarles el camino, pero eso demora un poco. Es como plantar un árbol; uno no lo ve de la noche a la mañana, hay que ser paciente.

En junio el presidente Piñera lo condecoró con la medalla de “Comendador de la Orden al Mérito de Chile” en reconocimiento por sus servicios a la República de Chile. ¿Cómo se sintió?

Soy chileno, pero he pasado mi vida profesional en Estados Unidos. Mi esposa siempre me dice que hago más por Chile desde Estados Unidos de lo que haría en Chile. Es cierto. Hay pocos chilenos en cargos como el mío que estén tan comprometidos con Chile como yo. Entonces usted puede imaginarse lo que significa que mi país me dé las gracias. Significó mucho para mí y lo atesoro inmensamente.

Julian Dowling es editor de bUSiness CHILE

Comentarios