Expertos internacionales debaten sobre el sistema previsional

En el marco del debate que se ha iniciado en Chile en torno al sistema previsional con miras a mejorar las pensiones de todos los chilenos, la Cámara Chilena Norteamericana de Comercio (AmCham) y El Mercurio realizaron el seminario “Desafíos para una moderna administración de fondos previsionales”, donde expertos nacionales y extranjeros entregaron su punto de vista y recomendaciones en torno al tema.

En la ocasión, la presidenta de AmCham, Kathleen Barclay, hizo un reconocimiento al modelo chileno y a la intensión de mejorarlo a fin de encontrar una mejor calidad de vida para los jubilados y recordó que uno de los principales problemas que hay en este campo, tanto en Chile como en el resto del mundo, es el creciente envejecimiento de la población. Una realidad que se debe a una baja tasa de natalidad en contraste con la extensión de la esperanza vida, poniendo en jaque a los sistemas de reparto públicos, al haber más personas jubiladas –y por mayor cantidad de tiempo- que individuos trabajando. Pero este escenario también afecta a los sistemas de capitalización privada.

Por eso, expertos destacan la necesidad de ahorrar más o ahorrar por mayor tiempo, a fin de cumplir con las expectativas de pensión, que en Chile corresponden a 70% del sueldo. Y es bajo ese mismo contexto que la Ministra del Trabajo y Previsión Social, Javiera Blanco, durante el seminario abrió la invitación a los diversos actores a participar en la búsqueda de soluciones para alcanzar ese objetivo, además de destacar el trabajo que está llevando a cabo la Comisión Bravo y enfatizar en la necesidad de crear una AFP estatal que aumente la cobertura y la competencia dentro del sector. 

Chile en la OCDE

Todos los sistemas de pensiones tienen tres objetivos: luchar contra la pobreza; la redistribución, es decir, que los sistemas públicos sean “de reparto”; y asegurar el ahorro de una parte del salario de las personas durante su vida laboral para financiar la jubilación.

El sistema de pensiones chileno se sustenta en tres pilares a fin de lograr estos objetivos: el pilar obligatorio (10% de la remuneración), el pilar solidario (para mejorar las pensiones de quienes de alguna manera -ya sea por lagunas o evasión- han tenido cotizaciones muy reducidas), y el pilar voluntario (con el cual el cotizante puede destinar más dinero de forma voluntaria para mejorar su pensión al momento de jubilarse).

Los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) tienen sistemas diferentes. Por ejemplo, Estados Unidos tiene planes de cotización individuales voluntarios, mientras que otros utilizan un criterio de financiamiento de las pensiones de reparto (éstas se financian con las contribuciones de los individuos que están trabajando hoy); o la capitalización de las pensiones depende de la gestión pública y no de la privada; o tienen una mezcla, como ocurre en Chile.

Bajo ese escenario, el economista jefe de la Unidad de Pensiones Privadas de la OCDE, Pablo Antolín Nicolás, destacó la contribución o aporte definido, en el cual lo que la persona va a recibir tiene relación directa con lo que ha contribuido y los retornos, lo que es una de las grandes ventajas. “Obviamente, para el pensionista, el tener una promesa es mucho más fácil de entender que depender de los vaivenes de las contribuciones”, señaló refiriéndose a los sistemas de reparto, pero advirtió que como tiene sus pros, también tiene sus desventajas.

antonin

Pablo Antolín Nicolás.

“Hay países que tienen tasas de reemplazo muy altas, como es el caso de España, Austria, Hungría, Italia y Turquía. Esto es lo que promete el sistema, pero no quiere decir que sea financieramente viable y, de hecho, éstos son países que tienen problemas financieros en el sistema público de reparto”, afirmó.

Respecto de Chile, comentó que la cobertura voluntaria no es baja en relación a otros países de la OCDE, pero sí lo es al compararla con otros sistemas obligatorios. No obstante, destacó el rendimiento de los fondos de pensiones, que durante el período 2002-2012 ha sido de los mejores.

“En la OCDE no decimos si se tiene que contribuir 20% o 25%, pero aconsejamos que si uno quiere alcanzar cierta tasa de reemplazo o cierta pensión tiene que calcular cuánto necesita contribuir durante su vida laboral para alcanzarla. Cuál es esa tasa, ésa es una cuestión de cada país y sistema”, apuntó.

La reforma que se requiere

Durante el primer panel se discutió en torno a las características del actual sistema de pensiones de Chile y se dieron a conocer una serie de recomendaciones por parte de los expertos participantes.

 

Klaus Schmidt-Hebbel.

El ex economista jefe de la OCDE y director de AFP Habitat, Klaus Schmidt-Hebbel, sugirió incrementar gradualmente (a tres años) la tasa de cotización desde el actual 10% a un 13%, señalando que ésta debería ser pagada en un comienzo por los empleadores. Además, propuso sumar un aumento gradual (en un período de entre 7 y 14 años) de la edad de jubilación de hombres y mujeres, elevándolas en ambos casos hasta los 67 años.

En tanto, la Superintendenta de Pensiones, Tamara Agnic, sostuvo que “esto también conlleva una responsabilidad por parte del empleador, pues no sacamos nada con aumentar la edad de jubilación si no hay trabajo para personas mayores”.

 

Tamara Agnic.

Por otro lado, también se debatió sobre las lagunas y la evasión. Lo cierto, es que al no cotizar durante ciertos períodos, el efecto final sobre las pensiones resulta muy significativo. Más aún si esto se da en edades tempranas.

“Hay un 19% de evasión, por lo que hay una oportunidad de mejora muy grande”, enfatizó el presidente de la Asociación de Administradores de Fondos de Pensiones, Rodrigo Pérez, quien además recomendó el seguro de cesantía para enfrentar las lagunas.

En cuanto a la rentabilidad, Agnic destacó la herramienta de los multifondos, la que al entregar distintas opciones de inversión, diversifica el riesgo. Sin embargo, al igual que los otros expertos del panel, coincidió en que es un asunto muy difícil de controlar, y que no siempre es fácil anticiparse al movimiento de los mercados.

“Entregar la libertad de escoger fondos es una responsabilidad y se necesita educar a los cotizantes en estas materias”, señaló la superintendenta, posición compartida unánimemente por el panel. Al respecto, los expertos recomendaron a las AFP considerar un sistema de asesoramiento más completo, donde se incluya el monitoreo de los perfiles de riesgo de los cotizantes en cada tipo de fondo para tenerlos más informados y así hacerles recomendaciones del mejor fondo para invertir.

La visión de Estados Unidos

El evento también contó con la participación de Gregory Burrows, vicepresidente senior de servicios de inversiones y pensiones de Principal Financial Group, quien fue categórico en señalar que no existe un modelo en el mundo que sea mejor. “Todos los países, incluyendo Chile, están buscando la fórmula adecuada para la jubilación, pero no hay una vara mágica”, dijo y aprovechó de destacar el sistema de jubilación chileno en relación al de otros países, en especial, por los pilares solidario y voluntario.

El experto recalcó que los trabajadores deben ser responsables para financiar su retiro, donde la educación es algo crucial para hacerles entender su rol. En este sentido, señaló que los ahorros en Chile deben apuntar a 12%, 13% o 15%, en un horizonte de 45 años, para alcanzar una buena jubilación.

También destacó el sistema 401 K, el que a pesar de no ser obligatorio reúne a 88 millones de estadounidenses y tiene una tasa de ahorro tres veces mayor a la que tiene un individuo que abre su propia cuenta. Éste apunta a la habilidad de los trabajadores para ahorrar para su futuro, pero los empleadores también juegan un rol importante, por lo que se les otorgan beneficios tributarios para estimular su participación.

De esta forma, mediante la propia experiencia y con las recomendaciones extranjeras, Chile debe encontrar la mejor fórmula para su sistema previsional, pues al igual como ocurre en el resto del mundo, se ha sumado a la carrera el envejecimiento de la población, la que ha cambiado el ratio respecto al número de años de los contribuyentes respecto del número de años que se deben financiar.

“Si aumenta el número de años que tienes que financiar, el ratio cambia y crea problemas de sostenibilidad, problemas de solvencia o problemas de suficiencia”, señaló Antolín de la OCDE, por lo que recomendó diversificar el sector involucrando tanto a públicos como privados.

 

 

Galería de fotos
Ver más

Comentarios