“Chile sigue siendo un buen lugar para invertir”

Consciente del escenario de desaceleración por el que está atravesando Chile, Axel Christensen, director de Estrategia para América Latina de BlackRock, estima que el fenómeno actual es algo cíclico, y que para el próximo año la economía global debiera empezar a retomar fuerzas y acabar con el estancamiento por el que atraviesa actualmente.

-¿Cómo percibe la economía chilena y el panorama de inversiones extranjeras en el país?

En cuanto a la economía, está en un proceso de desaceleración. La pregunta es si es un tema cíclico, si es solamente la parte baja de un ciclo, o si estamos frente a una cosa más de largo aliento o más estructural, y eso todavía no lo sabemos. Estos temas, generalmente, se saben sólo cuando uno mira hacia atrás y empieza a descomponer esas fuentes de crecimiento.

Para los inversionistas extranjeros a veces este entorno causa dos tipos de efectos. Hay algunos inversionistas que dicen ‘se está desacelerando la economía y por lo tanto voy a esperar hasta que las cosas empiecen a mostrar signos positivos antes de tomar la decisión de invertir en Chile’ o hay aquéllos a los que en realidad les da un poco lo mismo porque están mirando en un horizonte de largo plazo.

-¿Cómo evalúa las condiciones actuales para invertir en Chile? ¿Ha cambiado algo?

El país tampoco es el mismo que era hace varios años, ha habido desarrollos en muchos aspectos, han habido cambios en los estándares también. Las mismas personas están menos dispuestas que antes a que les pongan una central (eléctrica) cerca de su casa, entonces eso hace más compleja la inversión. Pero también es propio de un país que es más de ingreso medio, y transitando -ojalá- a un país desarrollado, porque la calidad del crecimiento empieza a tomar cada vez mayor relevancia. Frente a los cambios que el país ha experimentado, la mayoría debería tender a ajustarse a esa realidad.

-Entonces, ¿cómo calificaría las condiciones actuales?

Son distintas porque las exigencias son distintas, somos más exigentes en varios aspectos, como consumidores o como personas afectadas de las externalidades de la inversión. Hay algunas cosas que son mejores y algunas cosas que son peores, lo que sí es importante es que son distintas.

La demora de los procesos de aprobación de los proyectos de inversión, sobre todo inversiones en ciertos sectores, es una situación extremadamente extendida. Entendiendo que son procesos complejos.  Estamosad portasde tener un sistema tributario que es más complejo que el que teníamos, y eso también hace más difícil las inversiones.

-¿Qué ventajas tiene o sigue teniendo Chile para los inversionistas extranjeros en general, y particularmente en los estadounidenses?

Chile sigue siendo un buen lugar para invertir de acuerdo a institucionalidad, reglas del juego y seriedad en manejo de su política macroeconómica. A veces se nos olvida, pero no hay que ir muy lejos en el vecindario para darse cuenta del valor de lo que significa tener un equilibrio. Además, hay cierto consenso político sobre la necesidad de contar con políticas económicas responsables.

Hay ciertas industrias que tienen un atractivo específico en Chile, está demás decir que la minería es una, además de las condiciones naturales favorables del país  y hay otras industrias ligadas a estos recursos naturales en que tenemos ciertas ventajas en áreas como la forestal, agroindustria, salmoneras, que van a seguir siendo focos de atención.

Hay una veta interesante que se está asomando, no es un tema tan grande, pero que me llama mucho la atención: el interés que hay por parte de emprendedores que vienen a Chile a empezar un negocio porque hay financiamiento, hay ciertos programas de promoción para ello. En  general, Chile le llama la atención a mucha gente como un país interesante para vivir, que tiene un entorno favorable en cuanto a que es un buen lugar, no estamos cerca de las zonas de alto riesgo a nivel global, la calidad de vida sigue siendo razonablemente buena, el tema de la seguridad que también es muy relevante.  Hay excepciones, como en todos lados, pero se puede constatar que hay interés de las personas por montar empresas en Chile, y finalmente ahí  hay oportunidades en el sector financiero. BlackRock es el perfecto ejemplo de una empresa multinacional con su casa matriz en Estados Unidos, que vio que el desarrollo que ha tenido el mercado local (chileno), como los fondos de pensiones, la industria de los fondos mutuos, las aseguradoras, lo que permite no solamente un mercado con ciertos niveles de sofisticación, sino que también utilizar a Chile como puerta de entrada para el resto de la región.

-Perú y Colombia están amenazando el liderazgo chileno en la región a la hora de atraer inversiones. ¿Cómo ve esta situación?

Creo que es una buena noticia y que hace que Chile se vuelva más atractivo, el que países como Perú y Colombia muestren muy buenos indicadores de crecimiento y estabilidad macroeconómica, porque eso hace que cuando miren a nuestro país no miren solamente a Chile, éste no es un mercado tan grande. Por ejemplo, nuestra oficina cubre desde nuestro país a Perú y otros países de la región, lo que es positivo. Ahora, tampoco nos podemos dormir en los laureles en el sentido de que tenemos que seguir avanzando en ir desarrollando mejores habilidades.

-La proyección de crecimiento para este año ronda el 2% y para el próximo, no superaría el 3%. ¿En este contexto de desaceleración, podría afectar el interés de empresas extranjeras por aterrizar en Chile?

No, porque si tú miras, por ejemplo, el caso de Perú, también ha habido una baja cíclica. Colombia también está iniciando una discusión de una reforma tributaria con otros objetivos, quizás tanto más loables que el financiamiento de la educación en Chile, allá es básicamente para financiar el proceso de paz que está en plena negociación. Entonces son procesos razonablemente normales en que cada país tiene ventajas y desventajas, no es que Chile sea el único que se está desacelerando o que hay una reforma tributaria que genera mayor incertidumbre en la región. Ahora, la gran mayoría de los inversionistas sabe esto, y como varios tienen una imagen a largo plazo, meten esto dentro de la ecuación.

Hay un segmento que dice, mira mientras esto no se decante bien o la economía no se empiece a recuperar, yo me voy a mantener al margen, pero a mi experiencia en general, son los menos.

EFECTO REFORMA

-¿Cómo ha afectado la Reforma Tributaria a la inversión y qué sectores han sido los más perjudicados?

Hay varios efectos, el primero, es que cuando se hace cualquier tipo de reforma, tributaria, en gobiernos corporativos, o en la Ley de Sociedades Anónimas, o cualquier cambio en la regulación que afecta al sector empresarial, genera un detenerse y evaluar el nuevo escenario.

Partamos de la base de que la reforma tributaria “generó un parar para mirar”. Ahora bien, la reforma, efectivamente, como está estructurada  genera un cambio en los incentivos con respecto a que los accionistas inviertan o retiren utilidades de una compañía. Es distinto cómo este impacto se desarrolla si hablamos de un inversionista local o uno extranjero. En general, al menos en ese aspecto, el panorama para los extranjeros no cambia demasiado, para uno local es bastante más.

-A su juicio, ¿qué modificación de la Reforma Tributaria afectaría la inversión extranjera?

En cuanto a la inversión, puede generar un poco de ruido el hecho de que las compañías hoy día van a tener que escoger entre un régimen tributario versus otro, y eso puede ser que estén todos alineados o puede ser que no, pero no me atrevo a generalizar, habrá realidades específicas en que sea más complicado para un inversionista extranjero, y habrá otras situaciones en las que no hay una diferencia entre un inversionista local y otro extranjero.

PROYECCIONES

-¿Cómo proyecta que se viene el crecimiento de la economía en Chile?

Hay una parte del ciclo que probablemente va a empezar a tener mayor fuerza, porque la economía global la vemos en una tendencia de crecimiento para el próximo año. 2015 va a ser de mayor crecimiento que 2014, y no lo digo yo, lo afirman varios expertos internacionales. Por lo tanto, uno esperaría que la componente cíclica de la desaceleración se empiece a quedar atrás. La gran pregunta es si la percepción de inversionistas y de otros agentes económicos es que efectivamente esto era una pausa en un ciclo que empieza a tomar fuerza nuevamente. Yo creo que en general las perspectivas son razonablemente positivas, o al menos no son negativas, pero la clave está en eso, si las claves siguen siendo que no, que aquí en el fondo bajamos un escalón y el crecimiento potencial de Chile se va a mantener más abajo, eso va a hacer que las expectativas de crecimiento, como una especie de profecía cumplida se mantengan más bajas.

-¿Qué pasa con el tema de la inflación versus la baja de la tasa del Banco Central?

Hay que recordar que el Banco Central actúa buscando la estabilidad de mediano plazo de los precios, en este caso la inflación. No está necesariamente enfocado a que mañana o pasado o el siguiente mes la inflación esté dentro de su rango, entonces ellos básicamente identifican distintas tendencias, y a pesar de que tengamos una inflación puntual como fue el caso de octubre, que nos lleva a que los últimos 12 meses estemos por sobre el rango, el Banco Central bien sabe que hay otros elementos que de alguna manera van a ir influyendo sobre los precios a futuro.

El mejor ejemplo es la caída del precio del petróleo, hemos visto una caída importante por los mecanismos de cómo eso se va traspasando a precios en Chile, no fue un ajuste inmediato, si no que va a ser un ajuste prolongado.

Comentarios