Neptuno Pumps: Eficiencia Energética para la minería

Neptuno Pumps tiene sus orígenes en 1972, en la empresa creada por Ivor Ostojic, una maestranza y fundición con foco en la industria pesquera, que tras la crisis económica de los ochenta dio un giro estratégico a la minería.

En 2006 nace la empresa tal como la conocemos hoy, un spin off de la primera, que ha logrado hacerse un nombre dentro de los proveedores de esta industria, tanto por sus innovadoras propuestas de bombeo industrial como por su opción sustentable.

Petar Ostojic, CEO de Neptuno Pumps y emprendedor Endeavor, expresa que en esta nueva etapa aprovecharon el conocimiento adquirido por años para el diseño y manufactura de soluciones de bombeo industrial, pero además incorporaron tecnologías como la impresión 3D y la Dinámica de Fluidos Computacional, lo que “poco a poco fue derivando en el diseño y fabricación de productos de mejor calidad y de alta eficiencia energética”.

Gran parte de sus proyectos consisten en el diseño y fabricación de sistemas de bombeo a medida y de máxima eficiencia energética, que generan importantes ahorros en el consumo de energía, sumado a una disminución en los índices de contaminación.

“En el trabajo de reducir los niveles de contaminación de la minería llegamos al concepto de Economía Circular (EC), basado en el uso eficiente de la energía y los recursos. Nos preguntamos qué pasa con nuestros productos durante todo el ciclo de vida. Por ello, después de la venta nos encargamos de la mantención, reparación y cuando se deshecha, lo recuperamos”, comenta Ostojic.

Hoy, el 60% de las bombas que fabrican Neptuno Pumps: utilizan materiales reciclados, incluso de otras marcas. Esto ha reducido en 70% la producción de sus desechos y una disminución del 70% de las emisiones de CO2.

Proyecciones Actualmente, la firma trabaja en la consolidación de su modelo de EC, generando alianzas con los clientes y difundiendo los resultados y beneficios, en términos económicos y de sustentabilidad, que pueden generar en las faenas mineras.

Hoy, Neptuno Pumps tiene proyectos en Chile, Perú y México. Además, están en conversaciones con empresas para concretar alianzas que les permitan escalar las soluciones a mercados de Australia, África, Estados Unidos y Canadá.

“El 10% de la energía eléctrica del mundo se utiliza en bombas, y el 70% del agua es transportada por ellas, por lo que cualquier mejora para los sistemas de bombeo va a tener un impacto en el cambio climático porque los niveles de consumo son importantes.

Por eso, nuestra visión es escalar e internacionalizarnos”, proyecta Ostojic.

La experiencia

La empresa se ha ganado la confianza de sus clientes, entre ellos, Minera Lomas Bayas que ya los ha contratado en dos oportunidades. Por ejemplo, buscando una solución que disminuyera los costos y tiempos de reparación de bombas del área de lixiviación de la planta, Neptuno Pumps les propuso implementar un sistema para controlar y disminuir las vibraciones que producían el daño en las bombas.

“Logramos mejorar la confiabilidad de los equipos. Teníamos una tasa de fallas cada tres meses, ahora llevamos 18 meses sin fallas en el primer equipo instalado en diciembre de 2014”, comenta Mario Ossandón, ingeniero senior Mantención Mecánica Planta de Minera Lomas Bayas.

Esto dio paso a un segundo proyecto, una solución para ampliar la capacidad de las bombas verticales que impulsan el caudal de agua de Calama que se redujo de 780 metros cúbicos por hora a 690 m3/hora, para lo cual -basándose en una experiencia previa- fabricaron bombas con capacidad de 500 m3/hora, permitiendo a la minera asegurar un caudal de 1.000 m3/hora.

La firma también ha tenido importantes reconocimientos internacionales, que para Ostojic respaldan 30 años de trabajo en el anonimato. Entre ellos, los Pump Industry Awards, en la categoría Innovación del Año-Proyectos, otorgado a esta firma en tres oportunidades (2013, 2015 y 2016) y el Premio Ramón Salas Edwards 2013, del Instituto de Ingenieros de Chile; entre otros.

Y en enero, fueron reconocidos en los premios The Circulars 2016 del World Economic Forum, con el segundo lugar en la categoría Empresa por su aporte a la transición de las compañías a la EC.

Comentarios