La consolidación del libre comercio

Hace casi dos semanas, en la Cámara Chileno Norteamericana de Comercio, AmCham Chile, tuvimos el privilegio de ser anfitriones del vicepresidente de los Estados Unidos de América, Mike Pence, en nuestra cena empresarial que dio inicio a la celebración de los 1oo años de nuestra cámara. Al escuchar el discurso de negocios para la región que dio el representante del gobierno estadounidense, me llenó de satisfacción constatar la consolidación del libre comercio, no sólo en la relación bilateral entre ambos países, sino que también con todo el continente.

En su intervención, el vicepresidente Pence destacó la importancia que tiene para Estados Unidos el comercio con el continente: con un intercambio comercial de US$ 1,6 billones, cifra que más que duplica el comercio que tiene dicho país con China. Además, reforzó su mensaje indicando que las exportaciones de Estados Unidos son mayores hacia América que hacia todo Asia.

En particular, Mike Pence resaltó como un acuerdo ejemplar el Tratado de Libre Comercio entre Chile y Estados Unidos firmado en 2003, cuyos resultados se han visto reflejados en una dramática expansión del comercio, la inversión y las oportunidades para los ciudadanos de ambos países.

Destacó el incremento del comercio bilateral en 350% desde la firma de este tratado, totalizando cerca de US$ 30 mil millones. Y no puedo estar más de acuerdo con el vicepresidente Pence. Este convenio ha sido mutuamente beneficioso, pues la balanza comercial es positiva para Estados Unidos en US$ 4.100 millones, mientras que a los chilenos nos ha permitido diversificar notoriamente la cantidad de productos que exportamos al país del norte, además de incrementar de manera importante el número de exportadores.

Se puede decir que nuestra relación representa el free and fair trade que es tan importante en toda relación comercial bilateral. Desde la década de los 90, AmCham Chile trabajó intensamente por lograr la concreción de este tratado internacional, cuyo éxito es hoy ampliamente reconocido por ambas partes. Este acuerdo logró que a partir de enero de 2015 el intercambio comercial entre los dos países quedara sin gravámenes arancelarios. De esta manera, tanto los ciudadanos chilenos como los estadounidenses, se han visto beneficiados por la mayor oferta de productos a la cual acceden, así como por los mejores precios que deben pagar por ellos.

Ambas sociedades están viviendo los positivos impactos de este libre comercio. Este tratado vino a coronar una relación comercial excepcional histórica, en la cual Estados Unidos ha sido “el” socio comercial de Chile y en la que se ha destacado como el principal inversionista extranjero en el país con un stock acumulado de más de US$ 29.000 millones. Hay muchas empresas norteamericanas que se han instalado en Chile no solo trayendo capital, sino que también tecnología, buenas prácticas y recurso humano que ha beneficiado mucho al país. Asimismo, Chile ha sabido con el tiempo fortalecer sus bases e instituciones, acogiendo sin discriminación a nuestros socios extranjeros y ofreciendo estabilidad política y económica -la cual hace destacar al país en la región-, consolidando así las relaciones bilaterales. Hace casi 100 años un grupo de visionarios empresarios que decidieron formar AmCham Chile fueron capaces de avizorar el gran socio comercial que sería Estados Unidos para el país, comprometiéndose a promover las relaciones comerciales bilaterales.

A lo largo de los años, dicha misión se ha expandido a otros ámbitos como el libre comercio, las inversiones y la plena integración entre ambos países, creando valor para nuestros socios y para la sociedad en general. Estamos seguros que en los años venideros esta relación se mantendrá sólida y mutuamente beneficiosa, ya que se sustenta en un vínculo de gran confianza y desarrollo, en el cual las empresas de ambos países han tenido un rol gravitante.

Link a columna en Diario Financiero AQUÍ

Comentarios

El envío de comentarios está deshabilitado.