Cajeros automáticos cumplen 50 años

Su evolución es testimonio de los cambios tecnológicos que la sociedad ha experimentado

Hace cincuenta años que se instaló el primer cajero automático del mundo en Reino Unido. Su ideólogo fue John Shepherd-Barron, director de producto de De la Rue, en la actualidad el mayor fabricante de papel de seguridad del mundo. Shepherd-Barron soñaba con poder acceder a su dinero a cualquier hora del día, sobre todo los fines de semana, cuando los bancos estaban cerrados.

Tuvieron una gran recepción, mucha gente dejó de guardar su dinero en casa, y abrieron nuevas cuentas bancarias. Desde entonces, incluso en los peores años de la crisis, el número de billetes en circulación no ha dejado de crecer.

La historia de estos dispositivos refleja fielmente la dimensión de la revolución tecnológica vivida en las últimas cinco décadas. De hecho los cajeros automáticos han liderado en muchos casos la innovación que posteriormente ha adoptado la electrónica de consumo. El interés por ofrecer nuevos y mejores servicios está también ligado con la necesidad de adelantarse a los delincuentes que buscan atacarlos.

De la caja registradora a la pantalla táctil

Uno de los fabricantes de cajeros líderes, la multinacional americana NCR, inventó por ejemplo la pantalla de cristal líquido (LCD), que hoy pueden encontrarse en todo tipo de dispositivos electrónicos y relojes digitales. Su fundador, John Henry Patterson, compró la primera patente para cajas registradoras y tras la salida a Bolsa en 1926, NCR llegó a ser la mayor empresa del mundo por capitalización.

“NCR sabe que en la innovación está la clave, constantemente está reinventándose para entregar a los usuarios los servicios que requieren de forma rápida, oportuna y segura” asegura Jorge Podlech, gerente de soluciones financieras de NCR para Chile.

La vida media de un cajero automático puede oscilar entre ocho y veinte años. Poco a poco el parque se va renovando y adoptando las innovaciones en cuanto a la conectividad y el acceso a distintos servicios digitales.

La nueva familia de cajeros de NCR, SelfServ 80, incorpora una pantalla táctil con iconos -similar a las interfaces de dispositivos móviles-, es compatible con los pagos contactless y permite realizar videoconferencias con un agente de atención al cliente. En cuanto a la seguridad, elimina al máximo el relieve en la superficie del cajero, para evitar que los ladrones puedan intervenirlos para cometer ilícitos. Además, estos dispensadores están preparadas para absorber el impacto de explosiones de gas, tienen las ranuras de salida de dinero reforzadas, y su pantalla sólo puede verse desde el frente.

“Lo que empezó como un sencillo sistema de transacción de efectivo es, hoy en día, una plataforma indispensable que ayuda a los bancos a transformar sus oficinas y la experiencia de sus clientes”, afirma Bill Nuti, presidente y consejero delegado de NCR. “El cajero automático se ha convertido en un puente capaz de unir los canales físicos y digitales y crear experiencias únicas para los consumidores a través de la conectividad.

Comentarios

El envío de comentarios está deshabilitado.