Hacia un Chile más competitivo y con visión de futuro


Líderes de opinión y académicos señalan que hoy estamos experimentando la cuarta revolución digital, concepto que también se conoce como Industria 4.0. El momento en que vivimos dejó de ser análogo hace muchos años. Transitar hacia el próximo nivel, hacia el futuro, hoy es sinónimo de digitalización, inteligencia artificial, big data y cambios sociales que exigen una mirada global, además de la necesidad de relacionarnos y colaborar entre diversos actores.

Las Redes Sociales y modelos como la economía colaborativa han producido nuevos paradigmas de los cuales es importante hacernos cargo. A través de Business Chile hemos abordado durante 2017 ámbitos que muestran la conformación de un país con nuevas inquietudes, las que se vinculan con la energía, capital humano, innovación y la detección de oportunidades de negocio que de alguna forma implican una modernización en nuestra relación con Estados Unidos.

En abril abordamos la importancia del litio desde el desafío de generar una nueva industria, ya que el también denominado “oro blanco” elevará su demanda anual en 8% según la Comisión Nacional de Energía.

En julio profundizamos en la regulación de la inmigración, que en el país se quintuplicó, llegando desde 83 mil a 465 mil personas entre los años 1982 y 2015. Lo hicimos a partir de un punto de vista positivo, ya que los extranjeros en Chile han significado un importante aporte y profesionalización para los sectores relacionados con servicios. Este cambio social también lo hemos abordado desde otras perspectivas, puntualmente, en torno a la incorporación de los adultos mayores a la fuerza laboral. Este segmento de la sociedad es clave, ya que aporta con experiencia al desarrollo de empresas y organizaciones.

En este último número decidimos explorar otro desafío y que es el avance del país en la gestión de situaciones de emergencia. Lo anterior, al considerar que catástrofes naturales como el terremoto de 2010, y según cifras de Gobierno, produjeron pérdidas en infraestructura pública y privada por casi US$21 mil millones de dólares. Como nación nos interesa ser competitivos y con estándares internacionales. Por eso, nuestra preparación para enfrentar emergencias también debería ser sinónimo de un país cada vez más moderno.

En Business Chile hemos ahondado en estas temáticas y también en otras vinculadas a la salud, la robótica, la transformación digital de la banca y en la visión de representantes del sector público sobre desafíos que son transversales. Está claro que los mecanismos y herramientas no son únicos, sino que variados, siempre teniendo presente el diálogo y la incorporación de nuevas prácticas.

Estamos viviendo un momento en que es clave mirar hacia el futuro, sin descalificaciones y con una mirada integral. Estados Unidos se mantiene como uno de los principales socios comerciales de Chile, pero dicha relación tiene que seguir fortaleciéndose y en diferentes ámbitos.

Contamos con emprendedores que se han abierto espacio en el extranjero, pero también tenemos que promover instancias más abiertas de colaboración. Sólo de esta forma seremos capaces de trabajar para el desarrollo de nuevas oportunidades, las que serán primordiales en el futuro que deseamos construir como un país perteneciente a un mundo cada vez más globalizado.

Comentarios

El envío de comentarios está deshabilitado.