Inversión en Chile: vamos por buen camino


Promover las inversiones en Chile debe ser un objetivo país y atingente a cada uno de nosotros. Cuando nos pregunten cómo promover el crecimiento, parte de la respuesta es a través de las inversiones. A veces somos poco conscientes de ello, pero la acción de inyectar capitales en diversos sectores productivos hoy es una exigencia. Sin embargo, con esta pregunta vienen otras que se vinculan con el clima de inversiones y en qué invertir.

Recientemente, se han producido importantes anuncios como la compra del Grupo Banmédica por parte de United Health, el traspaso de BBVA a Scotiabank, la adquisición de la empresa I-Med por parte del fondo norteamericano Accel-KKR y la entrada de la china Southern Power Grid International a Transelec. Es clave también el desarrollo de proyectos de inversión greenfield que implicarán la llegada de nuevos capitales. Desde otro ámbito, InvestChile cerró 2017 con una cartera de proyectos de inversión extranjera por US$ 7.757 millones, lo que impactará en la generación de alrededor 10 mil empleos.

También nos favorece la reactivación del sector minero. La Comisión Chilena del Cobre proyecta una importante alza del valor de este metal para 2018, a lo cual se suma los resultados del año pasado en relación a inversiones por US$ 603 millones.

En materias más disruptivas hace pocas semanas vimos la Fórmula E, competencia deportiva que nos transmitió nuevas oportunidades en electromovilidad, desde la futura implementación de cargadores de autos hasta alianzas público-privadas que impactarán en importantes inversiones en el transporte público. No podemos dejar de mencionar las posibilidades que tenemos con el litio y que han captado la atención de Tesla, compañía que evalúa tener una fábrica de baterías en Chile.

Es clave mirar con atención los proyectos de inversión como una oportunidad de desarrollo, teniendo en cuenta la creación de empleos, la incorporación de nuevas tecnologías, las buenas prácticas sociales y medio ambientales, y el valor agregado a nuestro país en materia de innovación y formación de capacidades.

La mirada internacional también es positiva. La consultora legal Baker McKenzie realizó un estudio a 125 ejecutivos senior de Norteamérica, Europa y Asia, para conocer los factores que promueven la inversión extranjera hacia Latinoamérica. En los resultados, tres cuartos de los inversionistas encuestados dijeron que planean inversiones para este año en Chile. Pero no hay que perder de vista que la competitividad a nivel nacional es un continuo desafío. Un ejemplo de ello es nuestro retroceso de 10 lugares en el ranking 2018 de libertad económica de Heritage Foundation, disminuyendo de forma significativa los indicadores de libertad laboral e integridad gubernamental. Esto nos pone un desafío: el de poder tener marcos laborales que promuevan las relaciones virtuosas entre empresas y trabajadores, lo que tiene que estar acorde con la velocidad y las oportunidades de la irrupción tecnológica.

Si queremos promover la atracción de inversiones es importante trabajar en la agilización de trámites, además de avanzar en la modernización del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, en la simplificación de nuestro marco tributario y en potenciar ámbitos como la infraestructura vial y urbana, entre otros.

Desde AmCham Chile nos interesa aportar a la discusión orientada a fortalecer el clima de inversiones, objetivo compartido por todos nuestros socios. En nuestras misiones a EEUU detectamos otros ámbitos que son necesarios para concretar dicha tarea. No basta sólo con fomentar asociaciones e instancias de diálogo entre empresas y Estado, sino también poner atención en el trabajo con las comunidades junto con otros actores como las ONG y la academia.

Potenciar modelos de colaboración virtuosos nos permite el desarrollo de inversiones en torno a proyectos de manera integral, teniendo presente las inquietudes y expectativas de todos los actores involucrados, evitando así procesos de judicialización innecesarios.

El clima de inversiones en Chile es promisorio. Nos favorecen las cifras y las perspectivas, a la vez que disponemos de argumentos concretos y oportunidades que sólo esperan a ser tomadas.

Guillermo Carey
Presidente de AmCham Chile

Columna publicada en Diario Financiero AQUÍ

Comentarios

El envío de comentarios está deshabilitado.