Sodexo: ¿Cómo mantener una alimentación saludable durante las vacaciones de invierno?

Sin duda, lograr que los niños mantengan una alimentación saludable durante las vacaciones de invierno es todo un desafío, considerando que la mayoría de los panoramas invernales están asociados a dulces y golosinas. Además, en estos días de descanso, los pequeños suelen romper la rutina con respecto a los horarios de comida, sin embargo, es importante no variar demasiado sus hábitos de alimentación.

Al respecto, Paulina Hernández, nutricionista y jefa del Programa “Vivir bien” de Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos,  recomienda respetar el horario de las comidas, promover un mayor consumo de legumbres, frutas, verduras, grasas de buena calidad y alimentos ricos en proteínas. Además de ello, sugiere evitar el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas y azúcar refinada, así como no olvidar que es importante mantener una buena hidratación. También la experta pone especial énfasis en “hacer partícipe a los niños de las preparaciones, involucrándolos, por ejemplo, en la compra de los ingredientes y su posterior elaboración, para que asocien este tipo de comidas más saludables con actividades que pueden ser atractivas para ellos. Asimismo, es importante educarlos sobre los alimentos adecuados para que su organismo se mantenga sano y con vitalidad”.

Dentro de este contexto, la nutricionista de Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos entrega algunas recomendaciones para que los niños pasen unas entretenidas y saludables vacaciones:

  • Evitar saltarse las comidas: aunque en vacaciones los horarios son mucho más flexibles, es preferible continuar con un horario similar al habitual. De esta forma, se evita que el niño esté tentado por comer dulces u otros alimentos no recomendados para su dieta.
  • Fortalecer las defensas con el postre: la mejor opción son las frutas de temporada que se pueden mezclar con yogurt descremado sin azúcar. En invierno los niños tienden a enfermarse más por los cambios de temperatura, debido a eso es recomendable mantener el consumo de frutas cítricas como kiwis, naranjas y pomelos, todas con un alto contenido de Vitamina C.
  • Aumentar el consumo de legumbres: aprovechando las bajas temperaturas, los tipos de comidas como sopa, por ejemplo, lentejas, garbanzos y porotos son muy bienvenidos en estos días. Además, tienen muchos beneficios y un alto aporte en proteínas y fibra soluble, por lo que ayudan a mantener los niveles normales de colesterol y azúcar en la sangre. También se pueden consumir como guisos o ensaladas como plato de fondo, incluyendo fideos o arroz para mejorar la calidad de la proteína. También, las distintas variaciones de hummus, hamburguesas de lentejas o porotos negros, son alternativas de preparaciones más entretenidas, sin dejar de lado su aporte nutricional. 
  • Creatividad en la presentación: preparar comidas divertidas, es decir, utilizar las verduras y frutas para formar caritas o distintos paisajes. También las salsas en el plato principal son un buen aliado para crear una llamativa imagen para los niños. 
  • Paseos: si en estas vacaciones estás programando algún paseo, no olvides las colaciones entre las comidas principales del día. Prefiere llevar agua natural, saborizada o jugos sin azúcar, acompañado de galletas de avena, barras de cereal o un sándwich en pan integral con agregados livianos como jamón de pavo, tomate y palta. 
  • Actividades físicas en vacaciones: durante estas semanas es posible que el clima no sea el mejor, sin embargo, eso no quiere decir que tengan que ser unas vacaciones sin actividades. Lo ideal, es estimular a los niños para que continúen utilizando la energía que ocupan en la época escolar y al mismo tiempo los padres se involucren y tengan la oportunidad de compartir más tiempo con ellos. Las escondidas u obras teatrales son actividades muy dinámicas. 
  • Evita el consumo de alimentos ricos en azúcares refinados: es recomendable evitar el consumo de alimentos con alto contenido de azúcar y carbohidratos simples. A cambio, se recomienda la inclusión de alimentos ricos en fibra y con aporte de carbohidratos complejos como: avena, cereales integrales, arroz integral, fideos integrales, quínoa y harinas integrales en general. Además, es importante incluir dentro de la alimentación de niños y adultos, semillas como la chía o linaza, las cuales son excelentes compañeras de una alimentación equilibrada. 

Cabe destacar que, sin un buen ejemplo de parte de los padres, estos consejos no serán tan fáciles de aplicar en los propios hijos.

Comentarios

El envío de comentarios está deshabilitado.