AmCham lidera misión sobre gestión eficiente en salud en Boston y Washington

Algunas de las principales oportunidades detectadas fueron el desarrollo de alianzas público-privadas, la incorporación de modelos de prestación de servicios con foco en el paciente, la relevancia de las tecnologías digitales, nuevos procesos de formación para el personal médico y la regularización de aspectos normativos.

Uno de los principales desafíos para Chile que se identificó en la Misión Avanzando Hacia un Estándar Mundial en Gestión en Salud, liderada por AmCham, con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), durante el segundo trimestre de este año, fue la necesidad de avanzar hacia los Public Private Partnership (PPP). Estas alianzas público-privadas se han concretado con éxito en EE.UU., y han sido útiles para la optimización eficiente en salud, la creación de nuevas tecnologías y en la identificación de nuevas oportunidades de mejora en la atención de pacientes. Representantes del Ministerio de Salud, de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, clínicas y empresas tecnológicas profundizaron en el ecosistema de salud estadounidense y en cómo han utilizado herramientas relevantes tanto para seleccionar proyectos como en la implementación de modelos de gestión eficientes. En la misión también se abordó el Value Based Healthcare de la School of Public Health de la Universidad de Harvard, modelo en el que los proveedores de salud -incluidos los hospitales y los médicos- reciben un pago en función de los resultados de salud del paciente. Lo anterior implica el desarrollo de acuerdos de atención en la generación de valor, que benefician no sólo a quienes reciben atención médica, sino también a los proveedores que ayudan a reducir enfermedades crónicas y que trabajan en torno a iniciativas con foco en la prevención.

El presidente de AmCham Chile, Guillermo Carey, señaló que “modelos como el Value Based Healthcare contribuyen a que los proveedores sean más eficientes al contar con pacientes más satisfechos, los pagadores controlan sus costos y reducen riesgos, y el efecto final es muy positivo porque se reduce el gasto total en atención médica. Este tipo de experiencias incluye otras áreas que son prioritarias para la realidad nacional, entre ellas, la incorporación de nuevas tecnologías sanitarias y el desarrollo de programas de control de enfermedades y de plataformas interoperables para la recolección de datos”.

La misión incluyó reuniones y encuentros con National Institute of Allergy and Infectious Diseases (NIAID), US. Health and Human Services (HHS), Council of the Americas, UnitedHealth Group, Kaiser Permanente, Johns Hopkins Hospital, InterSystems, Johnson & Johnson Innovation Center, Massachusetts General Hospital, Microsoft y la Embajada de Chile en Estados Unidos. En estas visitas se identificaron nuevas tecnologías para el análisis de antecedentes clínicos, tema que en Chile aún tiene brechas tecnológicas, como el rol de la inteligencia artificial, la telemedicina y el desarrollo de una ficha clínica digital universal que promueva un mejor acceso a información de los pacientes, lo que a su vez impacta en la aplicación de tratamientos oportunos.

Otras conclusiones se centraron en la necesidad de avanzar en la regularización de temas legales y normativos, especialmente aquellos vinculados con gobernanza de gestión en salud, protección de datos y aspectos legales de la telemedicina. También se identificó la importancia de establecer políticas de salud de largo plazo que promuevan cambios al actual modelo de prestación de servicios, reconocer el valor de las tecnologías digitales y desarrollar una política de salud enfocada en resultados e indicadores, poniendo al paciente en el centro de la atención.

Comentarios

El envío de comentarios está deshabilitado.