Columna – Modernización tributaria: Foco en la inversión

Como Cámara Chilena Norteamericana de Comercio, hemos seguido de cerca la discusión en torno al proyecto de Modernización Tributaria con el objetivo de promover la competitividad del país e incentivar la inversión extranjera.

El Ranking de Competitividad Tributaria realizado por Tax Foundation en octubre de 2018 evaluó a 35 países y ubicó a Chile en el puesto 31, lo que refleja en el contexto global que nuestro sistema tributario es poco competitivo.

El miércoles 16 de enero de 2019, como AmCham Chile, fuimos invitados a la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados a exponer nuestra visión sobre el proyecto de modernización tributaria impulsado por el Gobierno, la cual considera tres aspectos principales.

El primero se refiere a terminar con la discriminación que sufren los inversionistas extranjeros, como es el caso de inversionistas americanos, que no mantienen un convenio de doble tributación con Chile, situación que se puede resolver mediante la instauración de un único régimen tributario, con una tasa máxima de 35%. O bien, extendiendo la medida transitoria existente en la ley que señala que si hay un inversionista domiciliado en un país con convenio firmado, pero no en vigencia, tendrá derecho al 100% del crédito de primera categoría contra el impuesto adicional, siempre que el convenio se ratifique antes del 31 de diciembre de 2021.

La segunda propuesta es trabajar para convertir a Chile en un país hub para los inversionistas extranjeros. De esta forma, si se eximen de impuestos rentas operativas de otros países y se establece un sistema en línea con los países de la OCDE, que permita a las empresas chilenas con inversiones en el extranjero otorgar una deducción por las rentas obtenidas de dichas sociedades en el exterior, se incrementará la llegada de capitales extranjeros que optan por Chile como hub para invertir en otros países, con efectos positivos en transferencia tecnológica, creación de empleos y técnicos, arriendos y compras de inmuebles o activos fijos en Chile.

Por último, creemos que no debiera aplicarse un impuesto especial de retención sobre el precio bruto de los servicios y plataformas digitales, que no tengan domicilio ni residencia en Chile. Esto, ya que aún no hay conclusiones claras respecto de la forma en que tal tributo debería establecerse. Sugerimos esperar a que la OCDE emita su análisis y recomendaciones, lo cual ocurrirá en 2020. Sin perjuicio de lo anterior, estamos de acuerdo con equilibrar el tratamiento impositivo, por lo que, en este período de espera, se podría aplicar el régimen general vigente, esto es el Impuesto al Valor Agregado a dichos servicios.

Creemos firmemente que debe aprobarse la idea de legislar con miras a tener un debate constructivo. La iniciativa del Gobierno va en la dirección correcta y nuestras propuestas apuntan a perfeccionarla, con el objetivo de mejorar la competitividad del país y potenciar el crecimiento económico.

Estamos confiados en que la Cámara de Diputados y el Senado resolverán estos desafíos en forma propositiva y consensuada, con miras a lograr la prosperidad y bienestar económico y social de Chile.

Por Sandra Guazzotti, Presidenta de AmCham Chile

Revisa la versión online AQUÍ

Comentarios

El envío de comentarios está deshabilitado.