Socios AmCham proponen acciones para restituir confianza en contexto de crisis social

Con el objetivo de poner en práctica medidas concretas que puedan ir en ayuda de la sociedad chilena tras el estallido social que se vive en el país desde el viernes 18 de octubre, AmCham Chile ha impulsado durante el mes de noviembre diversas instancias de reflexión con sus socios para conocer cómo se han vivido las últimas semanas en distintas empresas y sectores productivos desde el punto de vista humano y operativo.

Las experiencias, opiniones, puntos de vista e intercambio de buenas prácticas que se desarrollaron en estas jornadas, dieron como resultado el documento “Lo que nuestros socios están haciendo”, que da cuenta de las distintas acciones que el mundo privado está poniendo en marcha en torno a la crisis social agrupadas en cinco áreas: bienestar de los colaboradores al interior de cada empresa, facilitación de las operaciones diarias, ambiente laboral, acciones externas y medidas de contingencia y largo plazo.

1.- Bienestar de los colaboradores: En esta área destacaron medidas que van en directo beneficio de los equipos humanos y cómo sus rutinas se han visto alteradas tras lo ocurrido, por ejemplo, asesoría en salud mental, bienestar y apoyo psicológico a los colaboradores. En cuanto a demandas sociales, diversas empresas están implementando iniciativas como creación de fondos de ahorro, mejora de la cobertura de salud para todos los empleados a través de un seguro catastrófico, extensión de licencias médicas y apoyo a quienes mantengan deudas por financiamiento de estudios, entre otras.

2.- Facilitación de las operaciones diarias: El transporte ha sufrido serias modificaciones con un aumento en el tiempo que ocupa la mayoría de los traslados, por eso las compañías han implementado Home Office, flexibilidad laboral en los horarios de entrada y salida y buses de acercamiento desde sectores con alta afluencia de público, además de promover la movilidad compartida con la cobertura de gastos de bencina a quienes trasladen a sus compañeros, entre otras medidas.

3.- Ambiente laboral: Los espacios de diálogo y reflexión han sido importantes para la integración de gerencias y colaboradores dentro de cada organización, promoviendo además la horizontalidad en las comunicaciones. También destacan los conversatorios en torno al plan de contingencia de las operaciones durante las protestas y la información clara y precisa en torno a los rumores de posibles despidos o recortes.

4.- Acciones externas: Tomar conciencia del rol que cumple cada empresa dentro de la sociedad y cómo puede aportar a ella ha llevado a la creación de programas de voluntariado, donaciones y alianzas con municipales con menores ingresos, entre otros.

5.- Medidas estructurales y de largo plazo: Considerando las demandas ciudadanas que han salido a la luz cambiando la agenda de Gobierno, muchas empresas se plantean cómo pueden mejorar la calidad de vida de sus empleados y es aquí donde han surgido iniciativas como la posibilidad de exigir a los contratistas que todos sus empleados tengan un salario mayor a $ 500.000, programas de capacitación  tecnológica permanentes para personas de menores ingresos y revisión de los focos de inversión social, evaluando la pertinencia de priorizar acciones orientadas a la educación o el asesoramiento financiero.

Revisa aquí el documento completo “Lo que nuestros socios están haciendo”.

 

Comentarios

El envío de comentarios está deshabilitado.