Willis Tower Watson entrega consejos para evitar el síndrome postvacacional y comenzar de la mejor forma la rutina diaria

Si bien salir de vacaciones es siempre motivo de alegría y descanso, el problema está cuando se acaban esos maravillosos días de ocio y es el momento de volver a la realidad.

Para la mayoría de las personas esto significa regresar a una rutina diaria de responsabilidades, tareas y horarios, además de hacerse cargo de todos esos pendientes que se acumulan en la ausencia, los que finalmente podría terminar provocando el síndrome postvacacional. Para evitar aquello, los consultores de Willis Towers Watson entregan siete consejos para dejar atrás esos momentos de tristeza, falta de energía o motivación y así incorporarse de la mejor forma al trabajo:

  1. Asuma que se terminaron las vacaciones

El punto de inicio es centrarse en el presente. Las vacaciones han terminado y rememorar una y otra vez lo bien que lo pasó pondrá más difícil el regreso a la normalidad. Un truco: fíjese en los aspectos positivos de tu rutina diaria, como reencontrarse con caras amigas.

  1. Recupere la rutina y los horarios

Si es posible, antes de volver al trabajo retome la normalidad horaria y el resto de sus hábitos, ya sea alimentación, sueño y ocio. Con esto, evitará que el cambio se produzca de forma más brusca.

  1. Vuelva con una actitud positiva

Es muy importante regresar con buena actitud, optimista, contento y con ganas de hacer bien las cosas. Así, aportará y recibirá energía positiva que ayudará a que el ambiente laboral sea más cálido y amigable.

  1. Redecore el lugar de trabajo

Un buen ejercicio para levantar el ánimo puede ser implementar cambios en su puesto de trabajo. Le permitirá sentir que comienza una nueva etapa y escapar de la monotonía.

  1. Establezca nuevos momentos a corto plazo

Las próximas vacaciones están muy lejanas, pero si programa en el corto plazo escapadas de fin de semana, ir al cine o salir a cenar con amigos combatirá de mejor forma la desmotivación.

  1. De vacaciones todo el año

Es muy sano incorporar hábitos que recuerden el ocio veraniego. Desayunar tarde los fines de semana o desarrollar una actividad recreativa con compañeros o amigos a la salida del trabajo.

  1. Evite el sedentarismo

Hacer alguna actividad física siempre es bueno y ayuda a producir endorfinas, lo que hace sentirse bien. Si no es de gimnasios y el deporte no es lo suyo, durante algún momento del día camine lo que más pueda y en lo posible utilice escaleras.

Comentarios

El envío de comentarios está deshabilitado.