Benjamín Valverde, de Hughes Chile: “Hughes aportando en la disminución de la brecha digital”

En entrevista con el Gerente General de la compañía, el ejecutivo también se refirió al 5G y los desafíos 2022.

Chile es reconocido por la alta penetración de Internet en la población, con una cobertura creciente en términos de fibra óptica y la red móvil 5G en plena expansión. Sin embargo, existe baja conciencia de que existe aún una amplia superficie del país que no tiene un acceso regular a la red. De acuerdo con antecedentes de la Subtel, hay 1.495 localidades que se encuentran dentro de lo que se llama “áreas de silencio”, sin acceso alguno a Internet. Es ahí donde proveedores de internet satelital como Hughes pueden volverse actores claves para cambiar la vida de estas personas, entregando planes y servicios de comunicación para cerrar la actual brecha digital.

Hughes, empresa socia de AmCham Chile, tiene dos años de funcionamiento en el país, tiempo suficiente para dar cuenta de la diferencia de conectividad que existe entre las áreas rurales y los centros urbanos y la profunda necesidad que existe por conectar a las personas. Conversamos con el gerente general de Hughes Chile, Benjamín Valverde, sobre la brecha digital, internet 5G y los desafíos de la compañía para el 2022.

¿Cómo funciona el Internet por satélite?

A pesar de la alta tecnología involucrada, el proceso de instalación es bastante sencillo. Un especialista de la empresa instala una pequeña antena parabólica de unos 90 cm en el techo, con una vista despejada del norte, conectada a un módem con wifi integrado de fabricación propia de Hughes USA. Esta conexión directa es la que permite el uso de Internet por satélite donde no existe cobertura de servicios fijos y móviles tradicionales. La tecnología es diferente, pero para el cliente final es igual que cualquier otra.

¿Qué tan amplia es la brecha digital?

De acuerdo con datos de la SUBTEL, en el primer semestre de 2020, el 56,85% de los hogares del país se identificaron con Internet residencial fijo. Sin embargo, se encuentran en urbes de gran población lo que realmente representa el 6,8% del territorio nacional. El 93% restante tiene solo el 24% de sus hogares con conexión Internet fijo, por lo que en el mundo rural la situación es crítica. En términos de expectativas, vemos una necesidad tremenda en el país la cual aumenta en ciertas zonas como por ejemplo Valle de Elqui, dada su geografía donde en La Higuera de los 1.482 hogares ninguno cuenta con una conexión fija.

¿Cómo ven a la nueva competencia en el sector?

La competencia del segmento no va por hacerle el peso a otros actores, sino en dar una solución a los lugares rurales. La entrada de multinacionales como Starlink y Amazon al mercado chileno confirma que nuestra decisión de ingresar a Chile fue certera. Si ellos ven una oportunidad, significa que realmente existe y es la misma que veíamos nosotros. Estamos preparados para la competencia, porque creemos que hay espacio todavía por crecer. Trabajamos con socios estratégicos a lo largo del país que son especialistas en servicios satelitales y tienen amplio conocimiento del territorio nacional, además contamos con tiendas físicas en comunas estratégicas donde la gente puede acercarse a conocer nuestros productos. Nuestro principal diferencial es precisamente la presencia territorial que nos permite, a través de estos socios estratégicos, contar con un equipo de técnicos en terreno quienes se encargan de realizar la instalación del servicio y quienes, además, brindan soporte permanente a nuestros clientes para solucionar exigencias técnicas.  Nosotros no vendemos una antena, sino que prestamos un servicio.

¿Cómo crees que impactará en la industria la llegada del 5G?

La introducción de Internet móvil 5G representa una mejora significativa para muchos. Promete permitir la digitalización de procesos que afectarán positivamente a la vida de las personas como aumentar las posibilidades de cirugía robótica, los vehículos autónomos, las ciudades inteligentes, la detección de enfermedades y combatir el cambio climático. Sin embargo, no hay que olvidar que aún existen miles de chilenos que aún no cuentan con 4G, 3G e incluso 2G, es decir no tienen ningún tipo de acceso a internet. Por lo mismo, desde el punto de vista de la industria satelital nuestro foco y servicio no cambiará, pues nuestra misión es poder entregarles una conexión estable y segura a aquellos que aún no cuentan con cobertura de ningún tipo.

¿Nuevos desafíos para el 2022?

Durante el 2021, tuvimos muchos proyectos sociales de los cuales estamos muy orgullosos. Conectamos un gimnasio comunitario en la comunidad de Pehuén, en la comuna de Lebu donde los vecinos y la comunidad pueden conectarse de manera gratuita a internet. También junto a Fundación Social En Red levantamos un centro comunitario para los vecinos de Llanada Grande, donde alumnos que estuvieron desconectados en la pandemia ahora podrán acceder a guías y materiales online que les permitirá mantener sus estudios incluso si es que se dictara una nueva cuarentena por la pandemia. Para el 2022, esperamos poder seguir aportando a disminuir la brecha digital, por lo que seguiremos trabajando en este tipo de proyectos con impacto social.

Comentarios

El envío de comentarios está deshabilitado.