Energía: colaboración entre Chile y Estados Unidos

Es de público conocimiento que Chile sufre una crisis energética, vinculada a dos realidades interconectadas: el déficit de energía debido a repetidos años de sequía y falta de inversión, y un precio muy alto, que afecta no sólo a los costos de producción de la economía nacional, sino que también al bienestar de todos los chilenos.

Luego de la firma de un acuerdo entre los presidentes de Chile y Estados Unidos en 2011 para formar el Consejo Empresarial de Energía Chile-EE.UU., AmCham quedó con el mandato de liderar esta instancia. Dado el escenario energético nacional, este Consejo ha tomado real relevancia, ya que se ha constituido, en un espacio efectivo de diálogo, en el cual confluyen actores del sector público y privado, así como representantes del Gobierno y la academia.

Esta instancia ha permitido compartir la valiosa experiencia que tiene Estados Unidos en materia energética, la cual puede contribuir a la discusión local en aquellos temas de la nueva realidad energética nacional, tales como lograr la materialización de la infraestructura requerida en el sector, eficiencia energética, desarrollo tecnológico, energías renovables y la relación energía, sociedad y medio ambiente.

Una de las áreas de especial interés ha sido el desarrollo del mercado del gas natural no convencional,shale gas, así como su potencial suministro a Chile, el cual abriría una alternativa de un combustible limpio y competitivo.

En este número de Business Chile se informa sobre la presentación que realizó AmCham durante junio del documento “Siete Desafíos en la Nueva Realidad Energética Chilena”, el cual fue desarrollado por el Consejo Empresarial de Energía Chile-EE.UU., y en el que se destacan diversas áreas en las cuales Estados Unidos puede aportar al país.

También, en esta edición especial de energía, se publica una entrevista del Ministro de Energía, Máximo Pacheco, quien explica con claridad que “si no hay energía, no crecemos”. Pero Chile tampoco busca crecer con cualquier energía, ni a cualquier costo; si no que con energía limpia, competitiva y confiable; aspectos en los cuales Estados Unidos tiene amplios conocimientos, experiencia y deseos de colaborar. Lo anterior se confirma con las palabras del Vicesecretario de Energía de ese país, Daniel Poneman.

Asimismo, en esta edición se aborda un aspecto energético menos conocido y para el cual se necesita un cambio cultural: la eficiencia energética. Esto se refiere al ahorro de energía mediante un uso más eficiente. Y esto a todo nivel, desde el uso doméstico, como calefacción, aire acondicionado, iluminación, artefactos de alto consumo -como lavadoras y secadoras-; hasta el uso de energía en procesos industriales y de transporte. Es un ámbito con un enorme potencial y, de hecho, la Agenda de Energía del Gobierno proyecta un ahorro por este medio de un 20% del consumo proyectado a 2025.

La realidad energética de Chile es crítica y AmCham está comprometida a seguir trabajando en la colaboración entre ambos países en esta materia, mediante el Consejo Empresarial de Energía Chile-EE.UU.

Comentarios